Menú Buscar
Jordi Pujol y Marta Ferrusola, a su llegada a los juzgados para declarar como imputados en enero de este año.

Jordi Pujol, imputado

La Audiencia Nacional investiga al ex presidente de la Generalitat y a su esposa, Marta Ferrusola, por un posible delito por blanqueo de capitales. El auto también deja ver indicios del cobro de comisiones ilegales por obras de las administraciones catalanas

Redacción
4 min

Consulte aquí el auto de imputación de Jordi Pujol y Marta Ferrusola

Pujol, finalmente imputado. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha citado a declarar como investigados –como se denomina ahora a la tradicional figura del imputado– al expresidente de la Generalitat y a su esposa, Marta Ferrusola, por un delito continuado de blanqueo de capitales. El patriarca del clan Pujol deberá declarar el próximo 10 de febrero.

La imputación supone un punto de inflexión en el caso Pujol, que investiga la fortuna del clan en Andorra, y que estalló en julio de 2014, cuando el propio Jordi Pujol confesó que había estado ocultando una cantidad millonaria en el extranjero.

Esta imputación, no obstante, llega en otra de las causas abierta contra la familia: la que investiga los negocios del primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, que también declarará ante la Audiencia Nacional –a petición propia–, un día después que sus padres.

"Beneficiario real" de una cuenta del hijo mayor

En un auto con fecha de este miércoles, el juez De la Mata afirma que el ex presidente Jordi Pujol es el "beneficiario real" de una de las cuentas de su hijo mayor. Fondos que "fueron ingresados en "efectivo" y de los que dispuso hasta finales de 2010, con idéntica intención de ocultación, utilizando a persona interpuesta, y ocultando también su origen".

El magistrado añade que estos fondos "no se justifican" con sus ingresos declarados como presidente de la Generalitat, ni con ninguna otra actividad. Por el contrario, "existen operaciones financieras anómalas y movimientos financieros que, por tratarse de efectivo, ponen de manifiesto operaciones extrañas a las prácticas comerciales ordinarias".

Estos movimientos de dinero se habrían articulado, según sospecha el juez, en cuentas cuyo titular era Jordi Pujol Ferrusola. Bajo el aparente concepto de contratos de las empresas de este y de su ex esposa, Marta Gironés.

Indicios de comisiones ilegales

En este sentido, el auto también deja ver que existen indicios de que la fortuna familiar de los Pujol puede venir de comisiones ilegales por adjudicaciones de obras de las adminmistraciones catalanas. Lo hace cuando explica que las sociedades de Pujol Ferrusola y su ex esposa, "facturaron (indiciariamente) más de 11 millones de euros, supuestamente por tareas de asesoramiento, consultoría e intermediación" a empresas cuyo principal negocio consiste en "la explotación de concursos, proyectos y licitaciones con el sector público, especialmente de tipo urbanístico".

Añade que no consta que estos trabajos se llevaran efectivamente a cabo. Y que, en cambio, "existen indicios de refacturaciones" y de "operaciones comerciales ilógicas", pese a lo cual "se generaron pagos y facturaciones millonarias".

'Júnior' distribuía el dinero al resto de la familia

El juez ve incidios de que Pujol Ferrusola "utilizó entramados societarios internacionales" para "repatriar y blanquear capitales fuera de España". Y que el primogénito del clan utilizó este mismo entramado "para canalizar capitales ocultos en Andorra, con origen también en muchos casos en la percepción de comisiones". 

El auto explica a continuación que Pujol Ferrusola efectuó transferencias a las cuentas bancarias de sus hermanos –todos ellos, también imputados– y de su madre. Transferencias que coinciden con "ingresos de origen desconocido verificados en las cuentas corrientes" del hijo mayor de los Pujol.

El magistrado ha emitido este miércoles un total de 13 autos relacionados con la causa, a la que da un fuerte impulso antes de finalizar el año. Entre ellos, uno en el que acepta asumir el caso de la fortuna de los Pujol en Andorra, como le había solicitado la jueza de Instrucción número 31 de Barcelona Beatriz Balfagón.