Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joan Maria Piqué, exjefe de comunicación de Miquel Buch, recolocado en la consejería de Empresa

Joan Mª Piqué, 'dircom' de la Generalitat, critica al arzobispo de Barcelona por usar el castellano

El responsable de comunicación de la Consejería de Interior, protagonista de graves polémicas en las últimas semanas, le exige ahora a Omella que hable en catalán

4 min

Joan Mª Piqué vuelve a ser noticia por sus exabruptos, su intolerancia y sus cada vez más frecuentes salidas de tono. El director de comunicación de la Consejería de Interior de la Generalitat se ha dirigido ahora al arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, para afearle que utilice el castellano --lengua cooficial en Cataluña-- en sus redes sociales y exigirle que hable en catalán.

"Me parece muy fuerte que en el perfil oficial del cardenal-arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, no haya ni un tuit en catalán. No me lo explico. Como (mal) cristiano de Infantería, le pido que respete el catalán como la lengua del país, perseguida durante siglos y minorizada ahora", ha escrito Piqué en su perfil de Twitter.

Ataques a los medios no independentistas

No es la primera vez que este alto cargo del Govern independentista de la Generalitat utiliza su posición y sus redes sociales para señalar y asediar públicamente a quienes no piensan o actúan como él quisiera. El pasado 12 de mayo, por ejemplo, se permitió atacar en tono insultante a los profesionales del diario El País por un artículo en el que se denunciaba el sesgo ideológico favorable al Govern independentista de TV3.

"A mí se me habría caído la cara de vergüenza de encargar una pieza así, de escribirla, de editarla, de maquetar la página, de editarla y de publicarla", espetó, dejando claro cuál es su concepto de la pluralidad y de la libertad de información y expresión.

Apelación a la lucha armada

Pocos días antes de eso, Piqué protagonizó otro escándalo al publicar por la misma vía una soflama ultranacionalista en la que se alentaba a la lucha armada por la independencia, un mensaje que acabó eliminando. Dicho exabrupto no sólo no le costó el cargo, sino ni siquiera la desautorización de sus inmediatos superiores. Lejos condenar su grave conducta, el consejero de Interior, Miquel Buch, le defendió públicamente en rueda de prensa defendiendo su "libertad de expresión".

En su polémico perfil de Twitter, Piqué --cuyo salario como alto cargo no consta en el listado de Transparencia de la Generalitat-- se autodefine como "dircom de la Consejería de Interior, Miquel Buch. Relaciones Internacionales en JxCat. Antes (y siempre) con los presidentes Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra. Perfil personal."