Menú Buscar
Joan Llinares, exdirector general del Palau de la Música, en una imagen de archivo / EFE

Joan Llinares responsabiliza a Mas del ‘caso Palau’

El exdirector general del Palau de la Música asegura que Millet ha contado solo una pequeña parte de lo que sabe en el juicio

3 min

Joan Llinares, exdirector del Palau de la Música, responsabiliza de la presunta financiación irregular de Convergència a Artur Mas. “El personaje central de esta historia, después de Jordi Pujol, es Artur Mas”, asegura. Llinares fue designado por el Ministerio de Cultura, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona para coger el relevo de la dirección después de que saliera a la luz el expolio de la institución promovido por el expresidente de la Fundación Fèlix Millet.

En una entrevista en El Mundo, Llinares asegura que Millet, que este lunes sabrá si entra en la cárcel al conocerse la sentencia del caso Palau, solo ha contado una pequeña parte de lo que sabe en el juicio. También recuerda que el propio Millet explicó ante el magistrado de la Audiencia de Barcelona cómo las famosas comisiones del 3% se convirtieron en el 4% mientras Artur Mas era conseller en cap.

Las consecuencias para CDC

La sentencia puede salpicar a Convergència, ahora PDeCAT, una semana después de que Mas anunciara su dimisión como presidente de la formación. “Aparecieron otras evidencias que indicaban que CiU se había llevado hasta 6,5 millones de euros aproximadamente”, indica Llinares, que añade: “Entonces el juez decidió que CiU tenía que avalar esa cantidad y el partido tuvo que aportar su sede de la calle Còrcega”.

Pero no es la única sede que PDeCAT tiene embargada; hay otras 16, que pueden salir a subasta si hay una condena contra Convergència. “Si la sala acepta mis pruebas, que ya fueron asumidas por la Fiscalía, no quedará duda de la financiación ilegal”. Durante su etapa en el Palau, Llinares asegura que comprobó todos los documentos, pero que le queda una incógnita: “Aparecerá en la sentencia que salieron nueve millones de euros que no se pudo justificar adónde habían ido a parar. Solo Millet puede aclarar su destino”.

Llinares, que tras su paso por el Palau, se incoporó al Ayuntamiento de Barcelona como gerente de recursos, es en la actualidad el responsable de la oficina de anticorrupción de Valencia.