Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Temporeros en Lleida / EFE

Inspecciones, oficinas de asesoramiento y diálogo social: la propuesta del PSC para los temporeros

Los socialistas instan al Parlament, Diputación de Lleida y ayuntamientos a crear una mesa de trabajo con empresarios y sindicatos para garantizar unas condiciones laborales y sociales dignas

4 min

Más inspecciones, oficinas de asesoramiento y diálogo social. La receta del PSC para garantizar unas condiciones laborales y sociales dignas a los temporeros de Lleida es implicar a todas las administraciones, los empresarios y sindicatos en un modelo de asistencia transversal que evite la imagen de trabajadores durmiendo en la calle.

El sector agroalimentario ha convertido Cataluña, especialmente Lleida, en la primera región europea en industria alimentaria y la más importante en España en producción de fruta dulce: es el noveno productor mundial de melocotón y nectarina, el 18º de pera y el 37º de manzana. La comunidad catalanas dedica 55.000 hectáreas a árboles fruteros, que producen anualmente un millón de toneladas de productos.

Alojamiento, trabajo digno y Covid

Las comarcas de Lleida, Segrià, Pla d’Urgell, Noguera, Urgell y Les Garrigues concentran, entre abril y octubre, un gran flujo de temporeros para participar en la recogida de fruta, lo que provoca problemas de alojamiento y trabajo digno, a los que se añade la necesidad de reforzar las medidas antiCovid.

Temporeros durmiendo a la intemperie en el Centro Històrico de Lleida / SOMVEINS
Temporeros durmiendo a la intemperie en el Centro Històrico de Lleida en 2020 / SOMVEINS

La imagen de trabajadores extranjeros durmiendo en las calles ejemplifican esa situación, por lo que el PSC ha elaborado una batería de medidas para mejorar la situación de estas personas, que pasan sobre todo por intensificar las inspecciones, la creación de oficinas de asesoramiento y una mesa de trabajo integradas por Generalitat, Delegación del Gobierno, ayuntamientos, consejos comarcales, Diputación de Lleida, patronales agrarias, sindicatos y agentes sociales para coordinar acciones conjuntas.

La fórmula va en la línea de las políticas impulsadas en 2005 por el gobierno tripartito, consistentes en crear oficinas móviles y destinar ayudas a los ayuntamientos. Un modelo de asistencia y contratación en el territorio, en definitiva, que CDC desmanteló. Ahora, La Generalitat pone el foco en el orden público y la inmigración para culpar al Gobierno.

Problema complejo

La propuesta de resolución, que será presentada en el Parlament, así como en la Diputación de Lleida y ayuntamientos de la zona, tiene como finalidad aportar soluciones a “un problema muy complejo. Una parte tiene que ver con organizar el sector (laboral y planificación) y otra es social, personas vulnerables que no pueden trabajar por falta de papeles o porque no tienen trabajo y necesitan unos mínimos”, explica el diputado del PSC por Lleida Òscar Ordeig.

Òscar Ordeig Molist, número 1 del PSC por Lleida
Òscar Ordeig, diputado del PSC por Lleida

Los socialistas exigen al Govern que intensifique las inspecciones de trabajo para evitar abusos, garantizar buenas condiciones de alojamiento, así como crear oficinas de asesoramiento y orientación en los municipios para resolver dudas legales y laborales a los trabajadores extranjeros.

Contratación en origen y módulos

La regularización de estas personas compete al Estado, pero los socialistas catalanes proponen potenciar contrataciones en origen o las bolsas de trabajo de las organizaciones agrarias.

A la espera de que la Generalitat elabore un Plan estratégico a medio y largo plazo sobre los trabajadores y trabajadoras de la fruta, con la participación de todas las administraciones implicadas --partidos políticos, sindicatos, patronales y agentes sociales--, el PSC propone que el Govern conceda ayudas temporales a los ayuntamientos para construir módulos complementarios a las viviendas que ofrecen los empresarios agrarios, cerca de las explotaciones agrarias.