Menú Buscar
Oriol Altisench (d), decando del Colegio de Ingenieros de Caminos de Cataluña, en un encuentro oficial / CG

El 'jefe' de los ingenieros catalanes de Caminos, investigado por el 1-O

Una comisión interna podría inhabilitar al decano Oriol Altisench por su apoyo oficial al referéndum ilegal de secesión de Cataluña de 2017

15.10.2018 00:00 h.
5 min

El jefe de los ingenieros catalanes de caminos, canales y puertos será investigado por su el apoyo oficial que brindaron él y la junta directiva del Colegio regional que dirige al referéndum ilegal de secesión del 1 de octubre de 2017 en Cataluña. Oriol Altisench se enfrenta a las pesquisas de una comisión interna del Colegio nacional de Ingenieros, Caminos, Canales y Puertos por las resoluciones públicas en apoyo de la consulta ilícita de independencia.

Según ha podido saber este medio, Altisench y su junta fueron notificados de la investigación interna de la comisión de deontología del Colegio nacional el pasado 25 de septiembre. Aquella fecha, el acuerdo del grupo que vela por las buenas prácticas de los ingenieros de este ramo, y que dirige Arcadio Gutiérrez Zapico, avisó oficialmente a los investigados y a los denunciantes de que la comisión iniciaba sus trabajos. El expediente abierto en el seno del prestigioso organismo profesional no es baladí ni materia menor. Si se concluye que los altos cargos catalanes incurrieron en algún tipo de mala praxis profesional, podrían ser inhabilitados para los cargos colegiales y, más grave, ser excluidos del ejercicio de su profesión.

La junta, en el punto de mira

El apoyo a la cita electoral sobre la independencia que prohibió el Tribunal Constitucional no solo amenaza con dejar sin empleo a Oriol Altisench. Toda la junta rectora de la demarcación del Colegio catalán de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cataluña también está bajo la lupa de la comisión deontológica. Asimismo, el grupo de trabajo que controla la buena práctica profesional en el seno de los organismos colegiales en toda España también investiga a Joaquim Llagostera, secretario de la demarcación del mismo ente colegial.

ingenieros catalanes independencia 1 O

Oriol Altisench, decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cataluña, durante un acto oficial / Camins.cat

La apertura del expediente llega tras unas pesquisas que se han realizado con extremo rigor. La Junta de Gobierno del colegio nacional ya anuló los acuerdos de su filial catalana [ver aquí] que hacían referencia al apoyo al referéndum ilegal del 1-O y el soporte al llamado paro de país del 3 de octubre de 2017. Los dejó sin validez habida cuenta de que se trataba de "pronunciamientos políticos no relacionados con los fines profesionales del Colegio".

Las actuaciones de instrucción no cesaron aquí. La comisión de deontología pidió un dictamen al prestigioso despacho de abogados Cremades y Calvo Sotelo. El informe del bufete concluye que la junta rectora que dirigía Altisench el 1 de octubre de 2017 pudo cometer "infracciones deontológicas", por lo que hay mimbres para abrir un expediente de investigación.

El 'cerebro' de la unión de los tranvías de Colau

Si finalmente Altisench es sancionado, el caso no solo significará que el Colegio Oficial de Ingenieros, Caminos, Canales y Puertos de Cataluña reciba un duro castigo por sus posicionamientos políticos públicos en favor de la vía a la secesión de la autonomía. También supondrá un golpe para el proyecto de unión de los tranvías de Barcelona, que propuso --sin éxito-- la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El directivo era el coordinador de los equipos municipales de Urbanismo y Movilidad y firmó el estudio que avalaba la conexión del Trambaix y el Trambesós por la arteria barcelonesa. La iniciativa fue rechazada por los grupos municipales de Barcelona en primavera.

A nivel de sector, la investigación sobre el apoyo oficial del Colegio al referéndum independentista y a la huelga del 3 de octubre de 2017 suponen un espaldarazo a un grupo de colegiados que habían estado luchando por la despolitización del organismo colegial --y contra los pronunciamentos públicos del decano a favor de la secesión, como el adjunto-- durante largo tiempo. Su combate por la neutralidad colegial es similar al que han mantenido otros colectivos de profesionales, como los arquitectos o los médicos, para evitar que los entes de colegiación obligatoria sean tomados y controlados por el independentismo en Cataluña.