Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llega al Gran Teatre del Liceu para pronunciar la conferencia 'Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España' / EP

Del "catalans, us estimem" a la señora que quería diálogo con Sánchez

El sentido discurso del presidente español, que citó a Martí i Pol, no levantó excesivo entusiasmo entre los asistentes a un acto del Liceu que no colgó el cartel de completo

3 min

"Catalans i catalanes, us estimem". Pedro Sánchez arrancó su intervención con unas palabras en lengua catalana, jalonadas de referencias al poeta Martí i Pol y al simbolismo que representa el Gran Teatre del Liceu pues, según recordó, este coliseo operístico fue reconstruido tras sufrir un incendio, gracias a la unidad de todas las Administraciones. Fue precisamente la palabra unidad la que el presidente español repitió varias veces en su discurso ante la sociedad catalana, en vísperas de que el Gobierno apruebe la concesión de los indultos a los presos independentistas.

Acto solemne, por tanto, ante la presencia de representantes de la sociedad civil catalana. El aforo no se llenó al completo, destacó la presencia de alcaldes socialistas, así como la plana mayor del PSC. Acudieron, asimismo, dirigentes sindicales y empresariales, que aplaudieron las sentidas palabras del líder del PSOE, aunque no con entusiasmo desbordado.

Los espontáneos

Fueron conscientes de que el presidente tiró de sentimiento y emoción en su breve discurso, que, una vez finalizado, recibió la réplica de una asistente, quejosa con el “monólogo”, ya que, según le dijo a Sánchez, ella tenía varias cosas que decirle. Quería diálogo, en definitiva, y el presidente español se lo concedió, invitándola a seguir la conversación fuera del acto. Fue Guiomar Amell, escritora y esposa del histórico diputado de Unió Democràtica Llibert Cuatrecasas

Respecto al otro espontáneo, el radical, el que se coló para gritar independencia --afuera, decenas de manifestantes convocados por ANC, CUP y Òmnium reclamaban amnistía y autodeterminación--, tuvo sus segundos de gloria, pero no logró alterar a Sánchez quien, acorde a su guion, recordó que la base de la democracia está precisamente en eso, en el diálogo y la confrontación de ideas. Además, se llevó una pitada del auditorio. 

Teatralidad secesionista

Y es que hoy, el independentismo más recalcitrante, el que rechaza la apuesta de ERC por la negociación --el plante del presidente Pere Aragonès a Sánchez se suma a los bandazos que ha dado y dará en las próximas semanas en aras a la teatralidad secesionista--, coincidió con PP, Ciudadanos y Vox en rechazar la estrategia de desinflamación del jefe del Gobierno. Con todo, en el Liceu sí hubo representación independentista. Corrió a cargo del expresidente del Parlament Ernest Benach; el rector de la UPF, Oriol Amat; y el presidente del consejo de administración de Fira de Barcelona y consejero delegado de MAT Holding, Pau Relat

Aun así, los indultos parciales serán una realidad este martes.