Menú Buscar
Reunión de la Mesa del Parlamento catalán, que debe analizar las propuesta de desconexión exprés / PARLAMENT

Los independentistas se enredan con su nuevo desafío: la desconexión exprés

Junts pel Sí y la CUP indignan a la oposición con una propuesta de reforma para aprobar la ley de ruptura sin trámites, cuyo debate ha sido pospuesto por la Mesa en el Parlament

7 min

La pretensión de las formaciones independentistas de aprobar una ley de desconexión exprés ha indignado a los partidos de la oposición, pero también ha descolocado a la Mesa del Parlamento catalán, que hoy ha decidido posponer el debate hasta la próxima semana.

Junts pel Sí (PDECat y ERC) y la CUP proponen modificar el reglamento de la Cámara catalana para que la ley de desconexión pueda aprobarse en lectura única, sin pasar por los trámites reglamentarios, para minimizar así la capacidad de impugnación de las instituciones españolas. Actualmente, esa lectura única debe contar con el consenso de todos los grupos parlamentarios. Hoy, la Mesa del Parlamento catalán tenía previsto abordar el asunto, pero ha decidido admitir de forma condicionada la propuesta de reforma y analizarla la semana próxima. PP, PSC y Ciudadanos estudian presentar solicitud de reconsideración. Las formaciones secesionistas estudian pedir la constitución de una ponencia para emprender esa reforma, algo que también rechaza la oposición.

"Juego de trileros"

Alejandro Fernández, portavoz del PP, ha calificado de “juego de trileros” la pretensión de Junts pel Sí y la CUP. “Esa astucia de la que presumen no es compartida por ningún otro grupo, pretende evitar el sano debate democrático y vulnera los derechos de los diputados”, ha dicho, tras recordar que, en dos ocasiones, los grupos de la oposición tuvieron que apelar al Tribunal Constitucional, que les dio la razón.

El dirigente popular atribuye las argucias de JxS a un proceso independentista “que presenta síntomas de descomposición”, pues “se ha puesto de manifiesto una falta de mayoría social, de estabilidad política, de liderazgos claros y de apoyo internacional. La suma de todo ello está dando lugar a situaciones esperpénticas”.

Por su parte, Fernando de Páramo, portavoz de Ciudadanos, ha calificado de show que JxS pretenda hacer un reglamento a medida para “poder hacer lo que quieran en el Parlamento catalán. Ahora sabemos lo que significa un Estado propio, para saltarse las leyes como quieran”. Ha anunciado que presentará una propuesta de reconsideración de la admisión de esa propuesta de reforma del reglamento, que finalmente se analizará en la próxima reunión de la Junta de Portavoces, muy probablemente, en su opinión, “porque no saben ni cómo tramitarla”.

Atajos

Del Páramo también se ha referido al “invierno judicial” de CDC, porque empieza el juicio sobre el expolio del Palau de la Música, que afecta a la financiación irregular del partido. “Vemos a Convergència más en los tribunales que gobernando. Tenemos la duda de si los medios públicos catalanes van a hacer entrevistas, programas especiales y seguimiento en directo de los acusados del caso Palau y las mordidas que se llevaron durante tanto tiempo, como hicieron con el juicio del 9N”.

Por su parte, el portavoz del PSC, Ferran Pedret, considera preocupante la propuesta de reforma del reglamento parlamentario de JxS, cuya forma y contenido ha cuestionado. “Estamos a la expectativa, pero advertimos de que no hay atajos democráticos para hacer lo que quieren con la ley de transtoriedad jurídica y convocatoria de un referéndum. No se pueden modificar las normas por su propio interés. Es probable que se vuelva a presentar con petición de creación de ponencia conjunta para abordar esas reformas parlamentarias”.

Joan Coscubiela, de CSQP, ha invitado a JxS y la CUP a “dejarse de audacias” y de "chapuzas", porque entiende que se trata de una “propuesta absolutamente descerebreada, porque daría vía libre a que leyes importantes se aprobaran sin debate y sin enmiendas”. Avisa de que “cada vez que JxS intenta una astucia da un paso más en la degradación”. Por ello CSQP se opone a la tramitación de una propuesta que “pone en riesgo el futuro del debate parlamentario”. Considera más coherente la posición de la CUP, favorable a que en caso de impugnación de las leyes de transtoriedad, se opte por la desobediencia.

Derechos para todos

Roger Torrent, de Junts pel Sí, ha defendido la reforma tramitada. “Creemos toda la legitimidad para hacerlo. Nos parece que es una propuesta viable que mejoraría el funcionamiento del reglamento”, ha dicho.

Esta reforma, ha explicado, se debería tramitar como una ley. Se basa en seis enmiendas, algunas son de carácter práctico sobre evitar el solapamiento horario de las comisiones parlamentarias, así como la delegación de voto y dar mayor papel a las comisiones promotoras de las Iniciativas legislativas populares. Finalmente, JxS pretende “igualar los derechos que tiene el Gobierno para hacer lectura única de una ley a los del Parlamento catalán, pues ahora se exige en la Cámara estén de acuerdo todos los grupos”.

Torrent se declara sorprendido por las críticas de la oposición porque “amplía derechos, posibilidades y vías para todos los diputados, en cualquier tipo de ley” y ha recordado que la última reforma de la Constitución española se hizo por lectura única, por lo que grupos que ahora critican esa vía, la utilizan en Madrid”.