Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos / EP

Independentistas y Podemos exigen acabar con la "imposición exclusiva del castellano"

Piden que se usen las lenguas cooficiales en la justicia, el Parlamento o en TVE días después de haber 'blindado' la inmersión lingüística obligatoria solo en catalán en Cataluña con la 'ley Celaá'

5 min

Unidas Podemos, socio minoritario del Gobierno español, y otros nueve grupos independentistas y nacionalistas del Congreso --ERC, JxCat, PDECat, CUP, EH Bildu, PNV, BNG, Más País y Compromís-- han registrado conjuntamente este miércoles una proposición no de ley (PNL) que insta a poner fin a lo que consideran "imposición legal exclusiva del castellano en la normativa estatal", y que se permita el uso de las diferentes lenguas del país en instituciones de ámbito nacional al margen de su ubicación.

Entre ellas, citan las Cortes Generales (Congreso y Senado), así como el Tribunal Constitucional, el Supremo y la Audiencia Nacional, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y empresas públicas como Radio Televisión Española, que desde hace décadas ya emite programación en las lenguas cooficiales del Estado en territorios como, por ejemplo, Cataluña.

Deber de conocer la lengua para los funcionarios

La iniciativa en cuestión reclama que las lenguas propias distintas al castellano tengan el mismo reconocimiento e insta al Gobierno, entre otras medidas, a exigir que se garantice el deber de conocer la lengua propia por parte de los funcionarios que presten servicio en dichos territorios. Un deber que, curiosamente, asociaciones subvencionadas por la Generalitat de Cataluña como Plataforma per la Llengua propone eliminar en el caso del castellano en Cataluña.

También demanda al Ejecutivo que autorice a usar las diferentes lenguas entre las administraciones territoriales del mismo espacio lingüístico, dentro y fuera de las fronteras administrativas e impulsar y apoyar reformas estatutarias para oficializar las lenguas propias que aún no lo son en una parte o la totalidad del territorio donde se hablan.

"Tradición monolingüe"

"Este Estado, que parte de una tradición monolingüe en la administración central, debe ser consciente de la situación de discriminación a la que han sido sometidos los habitantes de estas lenguas y generar políticas activas de la recuperación de su dignidad y autoestima que permitan el ejercicio efectivo de sus derechos lingüísticos", explica la proposición.

De esta forma, Podemos, independentistas y nacionalistas instan a poner fin a la "imposición legal exclusiva" del castellano en la normativa estatal, que afecta "de manera frontal al ámbito económico y singularmente al etiquetado". Frente a ello, exigen la puesta en marcha de una política que termine con esta "discriminación" y fomente el conocimiento de otras lenguas.

Doble rasero

La iniciativa de Unidas Podemos, independentistas y nacionalistas llega pocos días después de la aprobación en el Congreso de la ley educativa --Lomloe o ley Celaá--, que elimina de la normativa al castellano como "lengua vehicular" en la enseñanza y blinda, en la práctica, la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán en Cataluña. 

Dicha ley, aprobada con los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País --estos cuatro últimos, los mismos que se quejan del "monolingüismo" en el caso del castellano-- ha dado lugar, de hecho, a situaciones paradójicas. Así, ayer miércoles, el grupo parlamentario de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid reclamó que el castellano fuera vehicular en los centros bilingües de dicha comunidad autónoma al considerar que "en muchos centros, la vehicular es el inglés, con efectos segregadores y negativos para la enseñanza"

Tuit de Jacinto Morano, diputado de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, pidiendo que el castellano sí sea vehicular, pero en Madrid / TWITTER
Tuit de Jacinto Morano, diputado de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, pidiendo que el castellano sí sea vehicular, pero en Madrid / TWITTER

Su argumentación se basa en que diversos estudios apuntan que estudiantes que siguen este modelo --con el inglés como lengua vehicular-- corren el riesgo de obtener peores notas, y que puede ser segregador para muchas familias, pues hay padres que carecen de conocimientos de inglés para ayudar a sus hijos, o bien no pueden pagar un refuerzo extraescolar en idiomas. Algo que, a tenor de lo visto, Unidas Podemos no aprecia en el caso de la inmersión sólo en catalán.

Destacadas en Política