Menú Buscar
Jordi Terrades, diputado del PSC, acorralado en el asedio al Parlament de 2011.

Independentistas divididos en la Diputación de Barcelona

CiU vota en contra de una moción de CUP y ERC de apoyo a los condenados por el asedio al Parlament

María Jesús Cañizares
2 min

La unidad del independentismo es quebradiza, y así se ha demostrado en la Diputación de Barcelona. CiU ha votado en contra de una moción de la CUP de apoyo a los jóvenes condenados por el asedio al Parlament ocurrido en junio de 2011. Los hechos se saldaron con una sentencia del Tribunal Supremo que condenó a ocho acusados a tres años de cárcel.

Esta iniciativa, presentada por los antisistema y que fue apoyada por ERC, proponía que la Diputación expresara su rechazo al fallo del Supremo, así como “dar apoyo a los condenados e instar a todas las instituciones implicadas a evitar el ingreso en prisión de todos ellos”.

Sin precedentes

Sin embargo, la moción no prosperó, pues, en la sesión celebrada ayer, CiU, PP, Ciudadanos y PSC votaron en contra. Hay que recordar que diputados pertenecientes a estas formaciones sufrieron los insultos, las vejaciones y, en algunos casos, las agresiones de los miembros del colectivo 15M, que impidieron el normal desarrollo de un pleno parlamentario, algo sin precedentes en la historia de la democracia española. Miembros del Govern accedieron en helicóptero al recinto parlamentario.

La votación celebrada en la Diputación ha permitido visualizar las diferencias ideológicas entre Convergència y la CUP. E incluso con ERC, que en la Cámara catalana forma parte de la coalición Junts pel Sí. Si bien la independencia es un objetivo común de estas tres formaciones, los cupaires se lo están poniendo muy difícil a CDC en materia de acción contestataria.