Menú Buscar
Miquel Iceta y Eva Granados, en una reunión con la Mesa del Parlament / EFE

Los independentistas desobedecen a Llarena y rechazan sustituir a los diputados suspendidos

La Mesa del Parlament avala que en las comisiones se aplique un voto ponderado en las comisiones que, según el PSC y Cs , depende de las mayorías del pleno, donde los procesados no pueden votar

18.09.2018 13:14 h. Actualizado: 18.09.2018 13:15 h.
3 min

El Parlament sigue bloqueado por las “trampas” que, según ha asegurado la portavoz del PSC, Eva Granados, comete la mayoría independentista para visualizar que no se cumple con el auto de procesamiento del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena. En esa resolución, el magistrado insta a sustituir a los seis diputados procesados, algo a lo que se niega la Mesa del Parlament, donde hay mayoría secesionista. Los enfrentamientos entre Junts per Catalunya y ERC están detrás de ese bloqueo.

La semana pasada se produjeron empates en dos comisiones parlamentarias y la Cámara catalana aplicó un voto ponderado en función de las mayorías que hay en el Pleno. Pero estos plenos están suspendidos hasta octubre a la espera de que se sustituyan esas personas. Por tanto, el PSC pide que se suspendan esas votaciones en comisión.

“La mayoría parlamentaria no lo quiere hacer, y si no lo quiere hacer, no pueden alterar las normas. Si no tienen mayoría en el Pleno no pueden tenerla en las comisiones”, asegura Granados. El PSC exige que las votaciones de empate queden suspendidas hasta que haya una decisión. “El resto es hacer trampas en el solitario para no cumplir”, afirma la dirigente socialista.

Este grupo presentará un escrito de reconsideración ante la Mesa para que lleve a cabo esas sustitución. La resistencia de los secesionistas, afirma Granados, pretende “visualizar la desobediencia al auto de Llarena, lo cual provoca una inseguridad jurídica que se vive en el Parlament, que está paralizado, igual que el Govern”.

Ciudadanos: "El capítulo más grave de la historia del Parlament"

El vicepresidente segundo de la Mesa y diputado de Ciudadanos, José María Espejo-Saavedra, ha calificado estos hechos como "uno de los capítulos más graves de la historia del Parlament". "El presidente de la Cámara, Roger Torrent, no quiere que la mitad de los catalanes no separatistas puedan expresarse", ha dicho. "Llevamos solo dos sesiones de control del presidente de la Generalitat en el último año, cualquier presidente de un parlamento no lo toleraría", ha añadido.

Espejo-Saavedra ha acusado a los independentistas de "desacatar y desobedecer" el auto "tajante" de Llarena. Explica que el artículo 102 del reglamento de la Cámara catalana es muy claro sobre que los empates en las comisiones se dirimen en base al número de votos en el Pleno, pero los partidos de JxCAT y ERC no cuentan con los votos de los diputados suspendidos. Por ello, Cs también presentará una petición de reconsideración en la Mesa y, si no prospera, emprenderá la vía judicial.