Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Santiago Espot, en el vídeo / YOUTUBE

El independentista Santiago Espot compara a la familia de Canet con "los terroristas de Hamás"

El dirigente de Catalunya Acció y Força Cataluña le culpa del acoso que sufren y carga contra "los españoles que anteponen su odio contra el catalán antes que a la protección de sus hijos"

3 min

El presidente de Catalunya Acció e impulsor del partido secesionista Força Catalunya, Santiago Espot, ha comparado a la familia de Canet de Mar acosada desde el secesionismo con los "terroristas de Hamás", después de haber conseguido que la justicia les diera la razón en impartir al menos un 25% de asignaturas en castellano en la escuela de su hijo

Según señala Espot en un mensaje y un vídeo difundido en sus redes sociales, el "conflicto lingüístico" en la escuela de Canet de Mar "demuestra que hay españoles que anteponen su odio contra el catalán antes que proteger a sus hijos de ser señalados". "Son como los terroristas de Hamás, utilizan a sus hijos como escudos humanos", ha añadido este empresario y político célebre por su nacionalismo radical. A su modo de ver, las sentencias sobre el 25% de clases en castellano evidencian que "España no quiere que se hable catalán, porque así evitarán que [los niños que hablan otros idiomas] se integren en nuestro país y se conviertan en potenciales independentistas".

"Lengua de poder"

Del nacionalismo radical de Espot también dan cuenta otros mensajes recientes sobre este asunto y otros relacionados con la lengua catalana. Así, en el último de ellos, critica que "los catalanohablantes claudican ante el castellano" porque ésta es, según él, "una lengua de poder", por ejemplo en las sentencias judiciales de prisión. "En un futuro Estado catalán, evidentemente, si se tiene que meter a alguien en la cárcel se hará en lengua catalana. Entonces la lengua catalana sí será una lengua de poder", afirma.

Espot ha protagonizado en los últimos años diversas polémicas por sus declaraciones y mensajes radicales en sus redes sociales. Entre ellas, por ejemplo, campañas contra comercios donde no se utiliza la lengua catalana e incluso solicitando el despido de una médico de guardia por el mismo motivo.