Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jóvenes independentistas participan en la marcha de antorchas ('marxa de torxes') del Fossar de les Moreres de Barcelona con motivo de la Diada / PABLO MIRANZO

Un independentismo desmovilizado abre la Diada en el Fossar más solemne

La pandemia, la lluvia y la situación política deslucen los actos de la víspera de la Diada en Barcelona y obligan a adaptarlos en otros municipios

3 min

Las tradicionales actividades de la víspera de la Diada se han desarrollado esta noche con más solemnidad que entusiasmo. Atrás han quedado las multitudes, gritos y cánticos que acomparon la ocasión en momentos más álgidos del procés, tanto por la situación sanitaria como por un contexto político muy diferente.

Las marchas de antorchas se han convertido en una constante en los últimos años y tampoco han faltado en esta ocasión, aunque en muchos casos los organizadores han tenido que variar las convocatorias para adaptarlas a las restricciones por la pandemia. En Barcelona, la actividad se ha concentrado sobre todo en el Fossar de les Moreres, epicentro habitual del inicio de actos conmemorativos.

Manifestantes durante los actos independentistas del Fossar de les Moreres de Barcelona con motivo de la Diada / PABLO MIRANZO
Manifestantes durante los actos independentistas del Fossar de les Moreres de Barcelona con motivo de la Diada / PABLO MIRANZO

Antorchas bajo la lluvia

Varias personas con antorchas y numerosas esteladas han recorrido la Rambla del Raval, en una marcha convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), iniciada precisamente en el Fossar. Entre los asistentes estaba el expresidente Quim Torra o el presidente de ERC, Oriol Junqueras, que han dedicado unas palabras a los presentes.

Una concentración que se ha llevado a cabo a pesar del clima lluvioso de esta tarde en Barcelona y otras zonas. En Osona, la alerta meteorológica ha obligado a encerrar el acto en el Auditori del Sucre, en un acto con aforo limitado en el que ha participado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

Un repartidor pasa por delante de la concentración independentista por la Diada en Barcelona / PABLO MIRANZO
Un repartidor pasa por delante de la concentración independentista por la Diada en Barcelona / PABLO MIRANZO

"Impotencia" y "represión"

En el acto republicano en el Fossar, Junqueras ha llamado a mantener el desafío: "Nosotros plantamos cara, no nos escondemos", ha asegurado. "Como hemos hecho y haremos siempre hasta la República catalana".

"Mi presidencia es la presidencia de la impotencia", ha admitido Torra en un discurso que ha rozado el derrotismo y en el que no ha faltado el análisis autocrítico. "El miedo a la represión y la desunión provocó que fuésemos incapaces de avanzar". Una referencia a la división que estuvo muy presente durante su gobierno, pero que también ha marcado el inicio de la Diada.