Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano / EP

Impulso Ciudadano dedica el Día de la Constitución a la defensa del castellano

El plena polémica por las sentencias contrarias a la inmersión, la entidad constitucionalista recuerda que la Carta Magna "no ampara la pretensión nacionalista de imponer al catalán"

4 min

Impulso Ciudadano ha presentado el manifiesto Constitución, lenguas y derechos lingüísticos en Cataluña. Es la hora de la libertad y la convivencia, con motivo del Día de la Constitución que se celebra mañana.

El aniversario de la aprobación de la Carta Magna tiene lugar este año en plena polémica por las sentencias judiciales contrarias a la inmersión y favorables a impartir un 25% de horario lectivo en castellano en las aulas catalanas. El Govern se ha mostrado contrario y amenaza con la desobediencia. Por ello, la entidad constitucionalista dedica su escrito a defender los derechos lingüísticos pues, recuerdan, "en Cataluña, según el Estatuto de Autonomía, son lenguas oficiales el castellano, el catalán y el aranés. El español y el catalán son, además, las lenguas maternas de la inmensa mayoría de los catalanes y son conocidas por casi toda la población. Ambas son lenguas propias de nuestra Comunidad sin olvidar la riqueza del aranés. Cataluña es plurilingüe desde hace siglos".

"Desprecio al castellano"

Asimismo, indican que la Constitución "no ampara la pretensión nacionalista de imponer al catalán un estatus superior al del castellano ni que la protección y promoción del catalán como lengua minoritaria sirva de cobertura a políticas de exclusión del castellano. Sin embargo, los gobiernos nacionalistas han implementado políticas de marginación del castellano que lo han convertido en residual en ámbitos como el educativo y que han resultado especialmente dañinas para la convivencia en la escuela. La Generalitat ha sido contumaz en su desprecio a la exigencia constitucional de que el castellano sea lengua de aprendizaje junto con el catalán".

Por ello, exigen "una nueva política lingüística que acabe con la imposición y la exclusión e inicie la etapa de la convivencia y la libertad lingüística, pues "la diversidad lingüística es una riqueza que ha de ser respetada y protegida.

La entidad presidida por José Domingo cree "imprescindible" un "cambio radical de las políticas lingüísticas: han de ser por consenso y son los ciudadanos, no las administraciones, los que deciden la lengua o lenguas que utilizan".

"Lengua impropia"

Advierten de que "el nacionalismo identitario trata de transformar la realidad social para ir reduciendo el papel del castellano y convertirlo en lengua 'impropia'” y las políticas de marginación del castellano han resultado especialmente dañinas para la convivencia".

La desobediencia a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña "desprecia los derechos lingüísticos de los alumnos catalanes" y "nunca en la historia ha habido tantas personas que comprendan, hablen y lean el catalán"

A su juicio, las políticas de lengua obligatoria no benefician al catalán, que pasa a ser visto como una lengua forzada en vez de querida". Conluye el manifiesto que "libertad y derechos lingüísticos" han de ser "las bases de la convivencia en una Cataluña de todos y para todos".