Menú Buscar
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que anunció el impuesto sobre la banca / EFE

El nuevo impuesto a la banca puede aportar hasta 2.000 millones a las pensiones

El modelo que se aplica en Reino Unido ha inspirado al Gobierno de Sánchez, que mantendrá la ‘tasa Google’ de Montoro

3 min

El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado las primeras medidas impositivas. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró la semana pasada que se está trabajando en un gravamen para la banca. Su destino serán las pensiones, a las que podría aportar unos 2.000 millones de euros.

El cálculo lo ha realizado el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, según publica este lunes El Confidencial. Lo han hecho siguiendo el modelo de Reino Unido, que ha servido de inspiración al Ejecutivo socialista, que ya había presentado la propuesta en enero y trabaja desde entonces en ella. Se trata de un impuesto novedoso, que podría suponer un tipo del 0,07% sobre el pasivo.

Reino Unido, Austria y Finlandia

Teniendo en cuenta que el pasivo consolidado de los bancos españoles suma 2,6 billones de euros, la recaudación, siguiendo los parámetros británicos, sería de entre 1.800 y 1.900 millones. Este tipo de impuesto ya se aplica, además de en Reino Unido, en países como Austria y Finlandia. En todos, el dinero reunido supone entre el 0,15% y el 0,18% del PIB.

El impacto en el beneficio de los bancos es todavía desconocido, aunque los expertos apuntan entre un 3% y un 10%, con una presión fiscal por encima de la inicialmente prevista. El objetivo de esta tasa, como explicó Montero, es financiar el agujero de las pensiones, por lo que sería un impuesto finalista.

Más medidas

No es la única medida fiscal que el nuevo Gobierno de Sánchez ha anunciado. La semana pasada, Montero también aseguró que se mantendrá la conocida como tasa Google del anterior ministro, Cristóbal Montoro. Se trata de un impuesto sobre las grandes empresas tecnológicas.

Además, se revistará el Impuesto de Sociedades. Esto supondrá establecer un tipo mínimo de un 15%, ya que, según Montero, el efectivo ahora se sitúa sobre el 12% pese a que el tipo nominal es del 25%. Así, se impedirán las deducciones a partir el 15%. Todo esto, según el Gobierno, permitirá aumentar el techo de gasto, aunque todavía no han especificado cuánto.