Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los componentes de una mesa electoral este 14F en Cataluña / EUROPA PRESS

Illa, el único que frena a Vox en Badia del Vallès

El municipio ha marcado la tendencia en las últimas elecciones en el área metropolitana. El PSC ha ganado seguido de Vox y ERC

Carlos Manzano
5 min

Badia del Vallès (Barcelona), es un municipio metropolitano construido en los años setenta a imagen y semejanza del mapa de España. Esta localidad del Vallès Occidental logró su independencia de Barberà del Vallès y Cerdanyola del Vallès el 14 de abril de 1994, convirtiéndose, desde entonces, en un feudo socialista. Solo ha habido dos excepciones: la victoria de Ciudadanos en las elecciones catalanas de 2017 y la de los Comunes en las generales de 2015 y 2016.

Estas irregularidades en los diferentes comicios han hecho que marcase el ritmo de votación del área metropolitana de Barcelona, siendo uno de los primeros muncipios en ser escrutados, con tan solo 13.415 habitantes (2020) y una población muy centralizada en tan solo 0,93 kilómetros cuadrados. El auge de Vox en el cinturón barcelonés hacía creer que podía sustituir a Ciudadanos, partido ganador en las catalanas de 2017. No obstante, el efecto Illa ha hecho mantener a los socialistas como primera fuerza este 14F.

El ‘efecto Illa’ cuaja en Badia

El votante de Ciudadanos, que en el municipio recolectó en las catalanas de 2017 el 39,25% de los votos, ha pasado de forma masiva a los socialistas. Parecía, a primera vista, que Vox podría teñir Badia del Vallès de verde, pero el efecto del candidato del PSC, Salvador Illa, ha frenado a la formación de ultraderecha.

Los socialistas han recolectado el 40,65% de los votos contabilizados, un resultado que no se daba desde las elecciones autonómicas de 2006, cuando el PSC logró recolectar el 44,73%. No obstante, está lejos del 56,31% de 1999 y el 52,47% de 2003; lo que supone que el electorado que decidió dar su apoyo a la formación naranja en 2017 ha dividido su voto entre el partido de Illa y el de Abascal.

badia del valles % voto
Porcentaje de voto contabilizado por candidatura en las elecciones autonómicas de 2021 y 2017 / GENCAT

Vox, aumento gradual

La segunda posición del partido ultra en un pueblo con calles y avenidas que forman la silueta de España es, además de anecdótico, una rareza metropolitana. Badia del Vallès es de los pocos municipios de la conurbación de Barcelona donde Vox ha superado a ERC y le ha arrebatado la competencia directa con los socialistas. No obstante, este auge del partido de Santiago Abascal no ha cuajado en la ciudadanía obrera del municipio de un día para otro.

Este barrio --ahora localidad independiente-- nacido por la necesidad de crear vivienda de protección oficial durante la última etapa franquista, ha ido votando paulatinamente a la ultraderecha nacionalista en las dos generales de 2019. Badia le otorgó la quinta posición en las elecciones nacionales de abril con 456 votos, el 5,92%, y la tercera en noviembre con 772, el 11,07%. Ahora, en las autonómicas al Parlament de 2021, 605 badienses (el 14,40%) le han dado el poder de ser segunda fuerza en el municipio.

Las municipales, blindadas por el PSC

Aunque Badia del Vallès marque la tendencia de los municipios del área metropolitana, en esta ocasión, ha sufrido una desviación en la conurbación barcelonesa en los resultados generales de ERC y Vox que no influirá en las elecciones municipales. El PSC ha ganado en el pueblo desde que fue creado el día de la República de 1994.

La traducción del boom de Vox se resolverá como en las municipales de 2019, tras el triunfo de Ciudadanos en los comicios autonómicos de 2017, con la más que probable victoria de los socialistas por una mayoría mayor que la lograda este 14F. La formación naranja se agenció el voto constitucionalista hace poco más de tres años, siendo primera fuerza en todo el cinturón barcelonés, pero luego cayó en el cara a cara de los pueblos y ciudades metropolitanos. Todo apunta a que el socialismo seguirá siendo mayoritario en el municipalismo, con aumentos puntuales de partidos no independentistas.