Menú Buscar
El líder y el número 2 de Podemos, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, durante la campaña del 27S.

Iglesias cita a sus barones y no convoca a Errejón

El líder de Podemos se reunirá con los dirigentes territoriales para explicar el cese de su número 3, en plena guerra interna en el partido

Redacción
2 min

Nuevo capítulo de la guerra interna en Podemos. El secretario general del partido, Pablo Iglesias, ha convocado para mañana viernes a los líderes y secretarios de Organización autonómicos de la formación, para explicar el cese de Sergio Pascual como secretario de Organización de la formación morada, y que ha desencadenado la penúltima batalla dentro del partido. Una reunión a la que no asistirá el número 2 de Podemos, Íñigo Errejón, en pugna con el líder máximo, y que no ha sido convocado.

Fuentes de Podemos justifican la ausencia de Errejón en que éste nunca ha participado en este tipo de reuniones porque no está dentro de sus funciones directas encargase de la organización territorial del partido. Por ello, no está convocado al encuentro de este viernes, en el que será Iglesias el encargado de representar a la dirección nacional, explican estas mismas fuentes, según Europa Press.

Los apoyos de Errejón

Tras el cese de Pascual –cuyas competencias ha asumido temporalmente el propio Iglesias–, diversos dirigentes de Podemos expresaron su apoyo al cargo destituido. Especialmente, por parte de integrantes del núcleo más cercano a Errejón, como la secretaria de Coordinación Ejecutiva, Ángela Ballester, o la secretaría de Rescate Ciudadano y portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, Tania González.

También se alineó en contra del cese la corriente crítica Anticapitalistas, encabezada por la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, o el eurodiputado Miguel Urbán.

Perviamente, nueve dirigentes madrileños de Podemos considerados próximos a Errejón habían presentado su dimisión. La crisis en Madrid, la batalla tras el cese de Pascual y la pugna Iglesias-Errejón se suman a otros conflictos del partido a nivel territorial. Especialmente, en Cataluña, donde el partido está dirigido por una gestora tras la dimisión de Gemma Ubasart, y ni siquiera se ha fijado una fecha para celebrar primarias para elegir a su sucesor.