Menú Buscar
Pablo Iglesias (Podemos) y Alberto Garzón (Izquierda Unida), este lunes, durante su participación en un desayuno informativo celebrado en Madrid.

Iglesias busca votos por la moderación

El líder de Podemos se declara socialdemócrata y emplaza al PSOE a pactar con ellos tras el 26J

5 min

Ha vuelto la socialdemocracia. La ha recuperado Pablo Iglesias. Para sí reivindica esa etiqueta. Los gobiernos y dirigentes del PSOE no han sido socialdemócratas. Willy Brandt, Felipe González, Olof Palme y Blair, menos. Y, como Marx y Engels eran socialdemócratas, Pablo Iglesias también. Así lo ha reivindicado el jefe de Unidos Podemos en su conferencia del Ritz. Una forma de responder a las críticas que ha recibido por su radicalidad y comunismo. Ha defendido el neokeynesianismo de sus medidas económicas y ha advertido al PSOE de que se busque otro hueco, que el socialdemócrata es suyo. Si quieren vivir, tendrán que hacer un pacto con él, "de ello dependerá su futuro".

Así las gasta Pablo Iglesias. Sin freno. El viejo PSOE, la "vieja socialdemocracia" que representa el PSOE no tiene futuro. Solo si me apoya a mí, vino a decir el líder de Unidos Podemos. Rodeado de casi toda su corte podemita, excepción de Monedero, y presentado por el coordinador de Izquierda Unida, Alberto Garzón, número cinco en la lista por Madrid, ha dado el pitido de salida a la campaña para las próximas elecciones del 26J. Lanzado. Cubierto con el manto de la moderación, se dispone a robar todos los votos de los socialistas para vender su calificativo de socialdemócrata. Calificativo que a Garzón no parece que le pegue muy bien. Y a él tampoco. Garzón lo presentó recordando sus charlas políticas en la universidad Complutense donde Pablo "analizaba la realidad política no desde el punto de vista cultural, sino histórico". Puntos contrapuestos al PP y PSOE, que se volcaban en el aparto del partido en términos de poder. Ya ahí marcaba distancias entre el bipartidismo con la nueva política.

Apela a un "gobierno de cambio"

Para Iglesias, la formación Unidos Podemos es la alternativa al PP. "Y como no habrá mayoría absoluta, el PSOE decide". No se cansó de repetirlo. Los socialistas también recordarán que Pablo, alias 'el Coletas' también decidió en la investidura que el PSOE no gobernase y fuésemos a otras elecciones. Todo son recuerdos. Pero Iglesias viene vendiendo moderación y que él será el presidente del Gobierno, con el apoyo del PSOE, si estos "quieren un gobierno de cambio". Suena a viejo, solo que con otro protagonista. Pretende Iglesias "transformar el sistema político de España", viejo y anticuado y "las líneas esenciales de la política económica" que con los recortes han metido a los ciudadanos en un pozo sin esperanza.

Ha polarizado su discurso con el PP, al erigirse en la alternativa. Y se ha apoyado en el buen funcionamiento de los ayuntamientos en los que gobiernan para comprobar "su denostada capacidad" de gobierno. Y mostrar que el cambio está en los ayuntamientos. Además ha mostrado su conformidad con que el PSOE entre en el Gobierno de Madrid, aunque los términos de la negociación "son competencia de la alcaldesa", que, por cierto, no asistió a su conferencia.

El PSOE "tendrá que apoyarnos"

El cambio en la política económica lo basa Iglesias en el empleo y sus mejoras, en el resta social para reducir las desigualdades y en la transformación del modelo productivo en España. La reforma fiscal es su caballo de batalla para igualarla a la media europea. Un IVA del 4% para los productos de primera necesidad y un IVA superior para los productos de lujo. Además de derogar las últimas dos reformas laborales, tanto la del PSOE como la del PP, subir el salario mínimo y crear una banca pública. "No va a costar nada", dijo Iglesias para buscar la tranquilidad, pues Bankia y Mare Nostrum ya fueron rescatados con dinero público. El salario mínimo debe subir hasta los 850 euros, durante la segunda mitad de la legislatura, y subir las pensiones. Para esto último "es necesario que España vuelva a ser un país atractivo y mejorar las condiciones de empleo". Acabar con los desahucios y aumentar la inversión I D i hasta el 2% del PIB son otros de las propuestas de Iglesias para España caso de llegar a gobernar.

Pues ya pasó Pablo Iglesias por el Ritz, por donde no pensaban pasar los de AhoraPodemos. Ni por los palcos, "cosa de la casta". Pues ya ha pasado. Rectificar es de sabios. Y predicar la moderación es la forma que tiene Unidos Podemos para ganar votos. Eso es lo que buscan. Y merendarse al PSOE. Si queda algo, "tendrán que apoyarnos", casi ordena Pablo Iglesias. Por la moderación al poder. Por el momento, de palabra. Sólo de palabra.