Menú Buscar
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, estrecha la mano a Pedro Sánchez / EFE

Iglesias acusa a la derecha de “utilizar el discurso de la dictadura”

El líder de Unidas Podemos agradece en su discurso la “contribución al diálogo” de los independentistas en prisión

3 min

“Ustedes usan el discurso político de la antiEspaña, de llamar antiespañoles a sus rivales políticos. Es el discurso político de la dictadura, el discurso que asesinó a millares de compatriotas”. El líder de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, ha acusado desde la tribuna del Congreso de los Diputados a los partidos de la derecha de azuzar el temor al futuro Gobierno de coalición con el PSOE.

Iglesias ha usado su turno de palabra para probarse en la talla de vicepresidente, cubriendo la espalda de Sánchez, que ya había entrado en la arena política durante la mañana con PP y Vox. El líder de Podemos ha acusado a la bancada de la derecha de ser “reaccionarios antes que españoles”. Como ejemplos ha recurrido a la oposición que en su momento presentaron los populares a sacar adelante leyes como la del divorcio o la del matrimonio homosexual.

"No entienden la diversidad"

“Los avances se seguirán produciendo en este país a pesar de ustedes, señores de la ultraderecha y de la ultra ultraderecha. Ustedes no entienden la diversidad de nuestra patria”, ha sentenciado Iglesias, que ha cargado contra el tono del líder de Vox, Santiago Abascal: “Hay muchos votantes de su partido que no tienen problema en votar a un facha, pero prefieren a un facha educado que no a uno maleducado".

Durante su turno de palabra, el líder de Podemos no ha dejado escapar un agradecimiento para los “independentistas catalanes que están en prisión y en el exilio”, a quienes ha agradecido su “contribución al diálogo”. “No soy ingenuo, sé que van a seguir siendo independentistas y eso es legítimo en democracia. Pero creo que hay valores democráticos y sociales que nos unen para afrontar democráticamente los conflictos”, ha asegurado.

Iglesias ha manifestado que se trata de un “honor” caminar junto al PSOE y ha rematado su discurso con un “adelante, presidente”, que ha finalizado con un choque de manos con Sánchez cuando regresaba a su asiento.