Menú Buscar
Miquel Iceta durante un pleno en el Parlament / EP

Iceta rechaza una alianza constitucionalista con Cs: "Queremos romper la política de bloques"

El líder socialista considera que ambos partidos tienen "programas absolutamente diferentes"

3 min

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha cerrado la puerta a una coalición constitucionalista en las próximas elecciones catalanas. El líder socialista ha descartado la presentación de una lista conjunta con PP y Cs porque considera que tienen proyectos "absolutamente diferentes". Pese a que en las últimas semanas se había lanzado esta oferta por parte de Cs, la negativa del secretario socialista aparca definitivamente esta posibilidad, que ya había sido rechazada por los populares.

Además, Iceta ha negado que la sustitución de Lorena Roldán por Carlos Carrizosa pueda ayudar a acercar posiciones entre PSC y Cs. "No mareamos la perdiz, hemos dicho que no. Tenemos un programa absolutamente diferente al suyo", ha declarado en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio.

"Romper la política de bloques"

En relación a ERC, el socialista ha asegurado que los republicanos ya han dicho que "no quieren saber nada" del PSC, y ha añadido también que no formarán parte de un posible gobierno que quiera romper España.

Sobre si él será candidato a las elecciones, se ha mostrado convencido de que sus compañeros lo elegirán, y ha asegurado que su objetivo será "intentar romper la política de bloques" que se ha instaurado con el procés.

Carga contra Torra

Iceta también ha aprovechado para cargar contra el presidente de la Generalitat por usar la mesa de diálogo como reclamo electoral: "Por parte de Torra y del Govern, aunque está dividido, no hay prioridad por la mesa de diálogo cuando hablan de confrontación inteligente. Lo que es inteligente no es la confrontación".

 

 

Entrevista a Miquel Iceta / CATALUNYA RÀDIO

Tras recordar que Torra anunció que quería reunir a partidos y entidades catalanas antes de programar un nuevo encuentro, Iceta ha advertido del riesgo de que los partidos quieran utilizar la mesa de diálogo para "desgastar a los adversarios, y hasta a los socios" del Ejecutivo autonómico.