Menú Buscar
Miquel Iceta, líder del PSC / EUROPA PRESS

Iceta admite sus dudas respecto al diálogo entre Gobierno e independentistas

El líder de los socialistas catalanes alerta de que la mesa de negociación "no tiene el éxito garantizado" y pide calma para llevarla "a buen puerto"

6 min

Miquel Iceta ha admitido que tiene dudas respecto al éxito del diálogo iniciado entre el Gobierno y los partidos independentistas para la resolución del conflicto en Cataluña. El líder del PSC ha puesto el contrapunto dubitativo sobre la mesa de negociación al recordar que "no tiene el éxito garantizado" y que aún queda un largo camino para alcanzar el entendimiento entre las dos partes. 

Iceta ha reconocido que aún no le ha abandonado "la preocupación de si seremos entre todos capaces de llevarlo (en referencia al diálogo) a buen puerto" a pesar de la positiva resolución de la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra realizada en el Palau de la Generalitat. Ha apuntado que, en este contexto, no existen solo dos actores sino que hay "dificultades añadidas".

"Primer obstáculo" superado

El líder de los socialistas ha considerado la reunión entre Sánchez y Torra como "el primer obstáculo superado" de las conversaciones entre los Ejecutivos nacional y catalán. Uno de los "miedos" que tenía Iceta era que este diálogo "acabara antes de comenzar", tal como ha admitido en una entrevista en Ràdio 4. "Tenía miedo de que la reunión no acabara del todo bien" y de que no se alcanzaran acuerdos, algo que no solo no sucedió sino que "pasó todo lo contrario", ha defendido. 

Sin embargo, no ha dejado de insistir en la necesaria calma para que "un conflicto de más de 10 años" se resuelva con éxito. Incluso con Pedro Sánchez. "Él es optimista, está muy convencido de lo que hace falta hacer y está seguro de que saldrá adelante", ha explicado Iceta para destacar que él se ha convertido "en un punto de freno" en este tema: "Está muy bien tener muchos ánimos y mucha voluntad, pero también hay que tener mucha conciencia de la dificultad existente". 

Elecciones catalanas

Respecto a las "dificultades añadidas", el socialista catalán se ha referido a la falta de una "mayoría amplia y sólida" del Gobierno y al Govern, roto por el enfrentamiento entre ERC y JxCat y "en tiempo de descuento" ante las elecciones. En este sentido, Iceta ha vuelto a defender que el PSC no respaldará a un presidente independentista porque "no queremos más años de procés".

En su argumentación de rechazo a esta opción, ha defendido que el presidente de un partido independentista “siempre estará condicionado" por las demás formaciones secesionistas y ello hará que "todo siga igual". Iceta entiende que las próximas elecciones deben estar enfocados a "cambiar las cosas" después de "una década perdida" y, por eso, su partido no contribuirá a que el procés continúe: "Si los electores quieren que siga, pues que siga, pero sin nuestro apoyo".

Los presos como arma política

Ante las críticas de Sergi Sabrià, quien declaró que Iceta no tenía humanidad por no haber visitado a los políticos encarcelados por el 1-O, el líder del PSC asegura que no lo ha hecho y que no lo hará porque es "obvio" que sería utilizado como un arma política. Ha defendido que los independentistas "quieren exhibir" la visita del líder del PSC a los presos como el "aval de una determinada conducta" en contra de las leyes, un acto que Iceta no está dispuesto a representar por "responsabilidad". 

Tampoco piensa el político socialista que "la solución" al independentismo "sean 13 años de prisión", en referencia a la condena del Tribunal Supremo a Oriol Junqueras. Por ello ha apoyado la reforma del Código Penal para definir los pormenores de los delitos de rebelión y sedición, pero sin olvidar que el 155 se aplicó porque los independentistas violaron la ley.