Menú Buscar
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en el Parlament / CG

Iceta apuesta por una mesa de partidos para negociar con el Estado

El líder del PSC defiende que hasta que no haya una sentencia del Supremo, Torra debe seguir en la presidencia

5 min

El secretario general del PSC, Miquel Iceta, se muestra partidario de una mesa de partidos para buscar una salida a la situación catalana mediante una negociación con el Estado. Asegura que esta alternativa es la que llevará a acuerdos "más fuertes", el objetivo final de una estrategia de diálogo que se iniciará el próximo viernes, 17 de enero, a las 17 horas. Será entonces cuando tenga lugar la primera reunión en el Parlament para este fin. 

En una entrevista en el programa Els Matins de TV3, el portavoz del PSC en la Cámara catalana ha aplaudido la celebración de este encuentro, donde espera que se reconozca la "diversidad del país". "Cuando más unidos vayamos desde Cataluña, más fuerza tendremos a la hora de negociar con el Estado", subraya.

Delgado, nueva fiscal general

Iceta defiende que la reunión entre representates catalanes debe ser el paso previo a la mesa diálogo entre el Gobierno español y el catalán, en la que está previsto que participen Quim Torra y Pedro Sánchez. Un paso muy importante para apostar por la vía política y la desjudialización del conflicto.

En este sentido, el número uno del PSC considera que puede ayudar la decisión de Sánchez de nombrar a la exministra de justicia, Dolores Delgado, como nueva fiscal general, una decisión que ha despertado el malestar de los partidos y los fiscales conservadores. Ante estas críticas recuerda que la fiscalía es un órgano autónomo, pero decidido por el Gobierno. Aun así, recalca que la exministra lleva 25 años de carrera en la Justicia, por lo que es legítimo su nombramiento, como también lo es que la oposición se dedique a criticar la decisión, "el papel de la oposición es criticar al Gobierno", admite.

Indultos

Sobre la posibilidad de la petición de indutos a los líderes del procés, Iceta ha reiterado que el Gobierno "estudiará y decidirá qué hacer" en el caso de que los afectados lo soliciten. Defiende que es obligación del Ejecutivo estudiar "caso a caso" las peticiones que le pueden llegar, pero ha descartado hacer futuribles.

Lo que sí tiene claro es que, en esta nueva legislatura, las negociaciones entre España y Cataluña se harán de manera "más abierta". Eso sí, repite que se debe impulsar un "diálogo dentro de la ley". 

Futuro de Torra

En cuanto al futuro del presidente de la Generalitat, Quim Torra, señala que que el partido que lidera considera que la Junta Electoral no es quien debe inhabilitarlo. Sólo "una sentencia firme" pueda hacerlo, ha manifestado, por lo que espera que se pronuncie el Tribunal Supremo. De hecho, dice compartir buena parte del escrito que han redactado los letrados del Parlament que prefieren esperar la respesta del Alto Tribunal para apearlo de su cargo. 

El presidente del Gobierno catalán, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat / EUROPA PRESS
El presidente del Gobierno catalán, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat / EUROPA PRESS

Afirma que este documento es "muy relevante" y anima al Parlament a presentar un recurso como el que defendieron los socialistas para blindar por ahora al president, aunque esté a las antípodas de su pensamiento político. 

Votación en Europa

En cuanto a la votación en el Parlament Europeo sobre la inmunidad de Carles Puigdemont y Toni Comín, Iceta asegura que los diputados del PSC votarán lo mismo que decida el grupo socialista europeo. Por ahora, la Eurocámara debe decidir si acepta a trámite el suplicatorio del Supremo y, si se da el caso, iniciar los trámites al respecto. Con todo, deja claro que "los diputados no están sujetos a mandato imperativo", por lo que no descarta votos particulares.

Iceta recuerda que la inmunidad sirve para preservar la acción política de los diputados en Europa. Recuerda que no es el caso que les atañe, ya que el requerimiento judicial de los afectados está activo desde antes de que fueran elegidos como representantes del Parlamento.