Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Furriols (de amarillo), recibiendo la visita de los dirigentes de JxCat Laura Borràs, Francesc de Dalmases y Salvador Vergés / @LauraBorras (TWITTER)

Huelga de hambre contra el castellano: uno de sus dos activistas la deja a los dos días

Carles Furriols renuncia a seguir por prescripción médica y dice que ya se notan "los efectos a nivel social" de la protesta contra las sentencias que tumban la inmersión monolingüe en catalán

5 min

Dos días. Eso es lo que ha durado la "huelga de hambre" de uno de los dos simpatizantes secesionistas que el pasado miércoles anunciaron que dejaban de comer en protesta contra las sentencias que instan a impartir al menos un 25% de las clases en castellano en el sistema educativo de Cataluña.

Se trata del médico Carles Furriols, que este mismo viernes a las 12:00 h del mediodía ha anunciado que renuncia a seguir la huelga de hambre por "prescripción médica".

"Ya se notan los efectos sociales"

Furriols, no obstante, se ha mostrado satisfecho "por la repercusión" y "los efectos" que, según él, "ya se empiezan a notar a nivel social".

Carles Furriols, anunciando el final de su huelga de hambre / TWITTER
Carles Furriols, anunciando el final de su huelga de hambre / TWITTER

El médico nacionalista, asimismo, ha trasladado su apoyo al otro activista que, al parecer, sigue con la protesta, el profesor jubilado Jaume Sastre, que en 2014 ya dejó de comer durante 41 días en contra de la política educativa del entonces presidente balear, José Ramon Bauzà.

Huelga de cinco días

Esta vez, sin embargo, la protesta de Sastre se prevé que dure menos, pues la huelga de hambre estaba previsto que durara cinco días --hasta el 25 de abril--, fecha en que inicialmente estaba previsto que el Parlament votara la reforma de la Ley de Política Lingüística impulsada por ERC, PSC, En Comú Podem y JxCat --si bien esta última formación se desmarcó del acuerdo poco después de firmarlo--. El pleno, de todas formas, puede posponerse más allá de esa fecha.

Hasta ahora, Furriols y Sastre habían recibido la visita de destacados mandatarios secesionistas en el lugar donde llevan a cabo su protesta: la sede del autodenominado Consell per la República en Vic. Entre ellos, la del expresidente de la Generalitat Quim Torra --que, tras verles, se fue a hacer una presentación de su libro Les hores greus a otro lugar--, de la presidenta del Parlament Laura Borràs, o de los diputados de JxCat Francesc de Dalmases y Salvador Vergés. Todos ellos les trasladaron su apoyo a la iniciativa --al igual que otros exmandatarios posconvergentes como Jordi Turull o Josep Rull en sus redes sociales--, aunque sin sumarse a la misma.

"Esta tierra es nuestra"

La cercanía de Furriols a algunos de estos dirigentes de la Generalitat ya se evidenció en otras ocasiones, pues por ejemplo se le pudo ver al lado de la propia Borràs cuando ésta asistió a uno de los primeros cortes ilegales de la Avenida Meridiana de Barcelona el pasado mes de febrero. Premiado con la Cruz de Sant Jordi en 2019 por su trabajo como dinamizador de programas humanitarios, ese mismo año se hizo tristemente célebre por un discurso en Vic, en el cual cargó contra los “ilusos castellanos” por la detención de nueve radicales de los autodenominados Comités de Defensa de la República.

“Desde Madrid, 500 hombres han entrado en el Principado de Cataluña y han derribado las puertas de las casas para llevarse a nuestros hijos”, afirmó Tati Furriols. “Esta tierra es nuestra, y a quien no le guste, que se vaya”, dijo, tras declarar que “estos castellanos” son unos “ilusos” por “pensar” que los catalanes son “sus esclavos”. “Ilusos, que sois una panda de ilusos. A este pueblo no lo veréis nunca arrodillado”, afirmó, micrófono en mano, el 25 de septiembre de 2019.