Menú Buscar
Joan Hortalà, presidente de la bolsa de Barcelona, en una imagen de archivo / CG

El presidente de la Bolsa de Barcelona carga contra Forcadell

Joan Hortalà califica de “lamentable espectáculo” la aprobación de la ley del referéndum y la de transitoriedad y pide una “solución bilateral” con renuncias

3 min

El presidente de la Bolsa de Barcelona, Joan Hortalà, ha criticado este sábado el “lamentable espectáculo” vivido esta semana en el Parlament para aprobar la ley del referéndum y la de transitoriedad. Señala directamente a la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, como responsable de “quemar muchos procedimientos”. Hecho que implica “que se han lesionado derechos”.

“Defendía mucho a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y era muy activista”, declara, “pero creo que para ser presidenta del Parlament se debe exigir un mínimo”. Especialmente en un momento en el que  los grupos de la oposición “buscaron su interés” y se metieron de lleno en un debate procedimental que la superó en varias ocasiones.

Militancia en ERC

Forcadell y Hortalà tienen en común haber militado en ERC. La primera llegó a ser concejal en el Ayuntamiento de Sabadell, hasta que se distanció del partido. El economista y abogado obtuvo una acta como concejal republicano en el Ayuntamiento de Barcelona de 1979, fue parlamentario en 1980 y llegó a ser secretario general en 1987, cargo que le obligó a renunciar a la consejería de Industria y Energía que le había ofrecido Jordi Pujol en 1984.

Abandonó ERC en 1989 y fundó con antiguos militantes Esquerra Catalana, que se integraría en 1993 en CDC.

Diálogo con Madrid

Hortalà considera que en las sesiones parlamentarias “se han pisado derechos”. “Hemos quedado muy mal”, ha sentenciado.

El presidente de la Bolsa de Barcelona asegura que los mercados internacionales aún no han acusado el envite del procés --de hecho, le dan escasas posibilidades de éxito-- pero reclama sin demora que se abra una vía de diálogo entre Barcelona y Madrid en la que ambas partes estén dispuestas a “renunciar y negociar”. Cuestión que llega incluso a la “desimputación”.

“Es un problema que no tiene solución, que debe administrarse”, asegura en una entrevista en la cadena COPE. “Y no vale la imposición: debe ser una solución bilateral”.