Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Elsa Artadi, vicepresidenta de Junts y Ramón Tremosa, conseller de Interior de la Generalitat / EP

La historia se repite: la CUP veta a Artadi y a Tremosa

La presidencia del Parlament se mantiene como principal escollo en las negociaciones entre ERC y JxCat, mientras el PSC da pasos a favor de un gobierno alternativo de izquierdas

7 min

Pocos avances en las negociaciones entre ERC y Junts per Catalunya (JxCat). Contar con la CUP para formar un gobierno independentista no está resultando fácil. Más que socio, la formación cupaire actúa ya como tercera en discordia. El motivo: los perfiles económicos que los neoconvergentes proponen para el futuro gobierno en ciernes.

La historia se repite y los antisistema vetan ya nombres que podrían formar parte de ese gobierno de coalición. Ya lo hicieron en 2016, cuando pidieron la cabeza de Artur Mas para dar su apoyo a Junts pel Sí --formación integrada por CDC y ERC--, dando paso a la investidura de Carles Puigdemont. También en 2018, la CUP rechazó votar a favor de Jordi Turull como presidente. En esta ocasión, los antisistema vuelven a marcar el paso a los herederos de Convergència y, en consecuencia, a las negociaciones con ERC. Ni Elsa Artadi ni Ramon Tremosa son, a su juicio, candidatos idóneos a la consejería económica del nuevo Govern.

 

 

La CUP veta a perfiles económicos que los Junts propone para el futuro gobierno / CG

La deseada presidencia del Parlament

De hecho, todavía se desconoce si la CUP formaría parte de ese Ejecutivo independentista o si su papel principal estaría en la Mesa del Parlament. La presidencia de la Cámara catalana se ha convertido en el principal escollo en las conversaciones entre ERC y JxCat. Oficialmente, todavía no se está en la fase de reparto de sillas, sino en la del consenso estratégico. Donde tampoco hay un acuerdo cerrado, pues el partido de Carles Puigdemont exige a los republicanos que cambien su estrategia de diálogo en Madrid y se unan a un frente único de confrontación con el Gobierno español. Pero se sabe que tanto JxCat como la CUP aspiran a controlar la Mesa del Parlament.

Los neoconvergentes creen que les corresponde ese cargo, que ahora ocupa ERC a través de Roger Torrent. Por lo que, en caso de que se cambien las tornas, es decir, que prospere un gobierno presidido por Pere Aragonès, JxCat reclama ese cargo parlamentario. Suenan varios nombres: Josep Costa, Meritxell Budó e incluso Laura Borràs, investigada por el Tribunal Supremo por fraccionar contratos y que podría ser inhabilitada.

Pero a medida que pasan los días, la CUP acaricia más la presidencia del Parlament. El próximo fin de semana debatirá el asunto con sus bases.

Consejería de Interior para una mujer de ERC

El único consenso hasta ahora entre independentistas es que la Consejería de Interior sería para ERC y estaría dirigida por una mujer. Pero en el ámbito económico, aparecen los problemas. Según explican fuentes conocedoras de las negociaciones, Elsa Artadi y Ramon Tremosa mantienen una pugna sobre quién de los dos debe asumir una hipotética Consejería de Economía, sea en forma de vicepresidencia o de departamento. “Va a ser la CUP la que disipe las dudas, pues no quiere a ninguno de los dos”, indican estas fuentes. Artadi, que fue consejera de Presidencia y portavoz durante cuatro meses en el gobierno de Quim Torra, entró en la Generalitat de la mano de Andreu Mas-Colell, exconsejero de Economía con Artur Mas. Un perfil demasiado liberal para los cupaires y que comparte con Tremosa, eurodiputado y actual consejero de Empresa.

La presión sobre ERC aumenta por momentos y, en plena negociación, el entorno de Puigdemont se moviliza para evitar que el partido de Oriol Junqueras se incline por un gobierno de izquierdas con los comunes, con o sin la CUP, y apoyo externo del PSC. Ayer, el Consejo para la República Catalana, una especie de "gobierno en el exilio" con sede en Waterloo (Bélgica) y controlado por Puigdemont, lanzó la campaña "Som el 52%" ("somos el 52%"), en alusión al porcentaje de votos que, según sostienen, lograron las fuerzas independentistas el 14F. En paralelo, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha convocado para el domingo una concentración para exigir un gobierno independentista.

El PSC mueve ficha

El tiempo dirá si ERC cede ante las presiones de JxCat y CUP o si explora ese Ejecutivo alternativo. Los comunes han dejado muy claro que no quieren saber nada de compartir Consell Executiu con los neoconvergentes, dinamitando así las expectativas de un gobierno amplio de ERC. Junqueras dijo ayer que no quiere elegir entre comunes y JxCat porque desea una legislatura estable. Pero tampoco quiere poner fecha a la independencia, tal como reclama Puigdemont.

Las negociaciones entre En Comú Podem y PSC avanzan, aunque la aritmética parlamentaria complica la posibilidad de que Salvador Illa, ganador en votos, pero empatado en escaños con ERC (33), sea ungido presidente. Pero insiste en presentarse a la investidura y ayer propuso a su número dos, Eva Granados, como candidata a la presidencia del Parlament. Un cargo que podría ser objeto de negociaciones entre ERC y PSC si, finalmente, se levantan los vetos entre ambas formaciones. Flexibilizar esa relación sería bien visto por Moncloa, pues garantizaría la estabilidad del presidente Pedro Sánchez. Y los comunes son los principales defensores de ese tripartito de izquierdas.

"Las cartas no se han acabado de jugar", advirtió el expresidente de la Generalitat, José Montilla.

window._seedtagq = window._seedtagq || []; window._seedtagq.push(['_setId', '5148-9561-01']); window._seedtagq.push(['iframe_mode']); (function () { var st = document.createElement('script'); st.type = 'text/javascript'; st.async = true; st.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https' : 'http') + '://config.seedtag.com/loader.js?v=' + Math.random(); var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(st, s); })(); ">