Menú Buscar
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que ha alcanzado un principio de acuerdo con el Ministerio de Hacienda / EFE

Hacienda pagará 1.459 millones de deuda a Cataluña en cuatro años

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, cierra un acuerdo económico al final del encuentro de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales

25.09.2018 20:44 h.
4 min

El Ministerio de Hacienda y la Generalitat de Cataluña han alcanzado este martes un primer pacto económico concreto en la nueva etapa de deshielo de relaciones entre Madrid y Barcelona. Se trata de un principio de acuerdo en el que se el Ejecutivo de Pedro Sánchez se compromete a saldar 1.459 millones de euros de los 7.600 millones de deuda que reclama el Govern. Lo hará en los próximos cuatro años.

Así lo ha anunciado el vicepresidente y encargado de la consejería de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès, en una comparecencia de prensa al término de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales. El principio de acuerdo en le que se ha avanzado también se acuerda refinanciar un endeudamiento estructural de 2.773 millones de euros.

Esta última parte contrasta con el anuncio del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de que la hoja de ruta del Govern incluye regresar al mercado de capitales para futuras operaciones de refinanciación. Aunque el propio líder del Ejecutivo reconocía que, primero, deben superar la valoración de bono basura de sus deuda si quieren despertar el apetito de los inversores.

Mossos y disposición adicional

Sobre las ejecuciones que se han avanzado con el ministerio, el político de ERC detalla que incluirán los 700 millones de euros que corresponden al capítulo de aportaciones a Mossos d’Esquadra. Se transferirán desde 2019 a 2022. De hecho, la titular de Hacienda, María Jesús Monetro, se ha comprometido a incluir una primera partida de 150 millones en los Presupuestos Generales del Estado del próximo ejercicio.

Los otros 750 millones corresponden a las disposición adicional tercera del Estatut. La gran reivindicación que se hizo al renovar la norma base de la política catalana y que después se incluyó en el llamado Pacto Fiscal. Está pendiente de ejecutar desde 2008.

Críticas del independentismo radical

Aragonès ya se ha convertido en blanco de críticas desde los sectores más radicales del independentismo. Se le achaca que este principio de acuerdo del que se ha hablado con Montero y su equipo se asemeja demasiado al Pacto Fiscal, la reclamación que se hacía en los inicios del procés.

Se le afea que esta ya es una reclamación pasada y que el único avance que se debe promover desde el Ejecutivo catalán es el de la proclamación de la independencia. Aunque sí ha habido una demanda en calve secesionista. El republicano ha puesto sobre la mesa del Ministerio la necesidad de pactar un nuevo referéndum de autodeterminación, en esta ocasión pactado y con efectos vinculantes.

En este sentido, Aragonès ha explicado que ha habido “discrepancias” con el Gobierno respecto a la autodeterminación.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información