Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del atentado en Barcelona durante el cual fue asesinado el agente de la Guardia Urbana Juan Miguel Gervilla / EFE

Barcelona concede una calle al guardia urbano asesinado por ETA

El agente Juan Miguel Gervilla, víctima de la banda terrorista en 2000, estrena vía pública en el distrito de Les Corts

3 min

Veinte años. Esto es lo que ha costado que Barcelona dedique una calle al agente de la Guardia Urbana asesinado por ETA en la Ciudad Condal. El Ayuntamiento de Barcelona acaba de aprobar el cambio de nombre de una vía pública para dedicarla a Juan Miguel Gervilla, el agente de la policía municipal víctima de la banda terrorista en la capital catalana en 2000.

Lo aprobó la Ponencia del Nomenclátor de Barcelona el viernes. La reunión, celebrada en la sede del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub), resolvió cambiar el nombre de la calle de l'Institut Frenopàtic, una entrada perpendicular a la Gran vía Carles III en Les Corts, por Juan Miguel Gervilla Valladolid.

Larga reivindicación

La decisión de dedicar un espacio en la vía pública al funcionario, a quien el comando Barcelona de ETA disparó hasta acabar con su vida en la avenida Diagonal el 20 de diciembre de 2000, llega pues a punto de cumplirse dos décadas del brutal asesinato.

El cambio de nombre en favor del policía asesinado ha sido una reivindicación constante de los sindicatos policiales de la Guardia Urbana de Barcelona, como CSIF y Sapol, y también de la oposición. Pese a ello, los distintos gobiernos municipales no habían tomado la demanda en consideración. Por el camino, los plenos del distrito de Les Corts, en 2018, y el pleno del ayuntamiento, en 2019, aprobaron resoluciones relativas a este asunto.

Tiroteado en la Diagonal

Ello significa que el agente Juan Miguel Gervilla tendrá ya su calle delimitada cuando se cumplan veinte años de su asesinato a manos del comando Barcelona de ETA. El agente se encontraba regulando el tráfico a primera hora de la mañana del 20 de diciembre de 2000, cuando percibió un coche averiado y se acercó al vehículo, ofreciéndose para ayudar a sus ocupantes.

Los conductores del automóvil eran integrantes de la banda terrorista, que transportaban explosivos. Uno de ellos forcejeó con el guardia urbano y le disparó dos veces. El policía no superó las heridas y fue otra de las víctimas de aquel comando, responsable también del asesinato del exministro socialista Ernest Lluch, trágico evento del que ahora se han cumplido también dos décadas.

Destacadas en Política