Menú Buscar
Dos menores velan una hoguera de San Juan en Barcelona el sábado / CG

Sólo 26 guardias urbanos vigilaron Barcelona en la verbena de San Juan

La falta de efectivos y las bajas médicas dejaron sólo 13 patrullas para diez distritos y servicios "sin cubrir"

3 min

Sólo 26 agentes de la Guardia Urbana de Barcelona cubrieron la noche de San Juan en la ciudad. La falta de efectivos del cuerpo y las bajas médicas dejaron sólo a 13 patrullas de distrito para mediar y atajar los incidentes en el espacio público en las diez áreas en las que se divide la capital catalana. Ello provocó que "quedaran servicios sin cubrir".

Según ha indicado el sindicato CSIF a este medio, parte del problema se debió al hecho de la "tensión" a la que está sometido el cuerpo municipal de seguridad. "Ahora mismo la Guardia Urbana es quien llega primero a los delitos, episodios de incivismo y problemas de convivencia. Lo hace en condiciones sociolaborales precarias y sin apoyo ninguno del Ejecutivo local que comanda la alcaldesa Ada Colau", ha explicado Eugenio Zambrano, secretario de Administración Local de la agrupación. La consecuencia es, según la misma fuente, que se han "disparado las bajas médicas".

26 agentes para diez distritos

Este problema afloró en toda su dimensión la noche de San Juan en Barcelona, una de las más complicadas por las aglomeraciones en el espacio público y privado, el lanzamiento de petardos y el encendido de hogueras. "Pese a que algunos mandos intentaron forzar todo lo posible a compañeros para que levantaran su alta, no se salieron con la suya. Patrullaron 13 coches para diez distritos: 26 agentes para una ciudad de más de un millón y medio de personas", ha lamentado el agente.

Esta escasez de agentes --a la que se sumaron una cincuentena de efectivos de la Unidad de Apoyo Policial (USP) en las playas-- provocó que "no se llegara a todo y se dejaran llamadas sin atender. Esto es, servicios sin cubrir". Según Zambrano, la forzosa dejadez de la Guardia Urbana exige "pedir responsabilidades políticas". La mirada se dirige, pues, a Amadeu Recasens, comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona.

Nuevo convenio

Parte de esa tensión extra que está soportando la Guardia Urbana de Barcelona se levantaría si el equipo de gobierno de Barcelona en comú (BComú) consigue pactar un nuevo convenio para sus 14.000 funcionarios, que incluyen al cuerpo de seguridad. "Se trata de que Colau cumpla con el acuerdo estatal alcanzado entre el Gobierno y los sindicatos de funcionarios, con sus correspondientes subidas salariales y las mejoras que prevé", ha conminado el funcionario.

Cabe recordar que la negociación del acuerdo global en Barcelona entre el ejecutivo local de BComú y los sindicatos CCOO, UGT y Sapol continúa. El gobierno municipal lanzó una primera propuesta de acuerdo la pasada semana que las centrales están "estudiando y mejorando". Por ahora, no hay preacuerdo y prosiguen las conversaciones.