Menú Buscar
Agentes de la Guardia Civil en un control / EFE

La Guardia Civil tiene orden expresa de evitar la porra

Los agentes de los GRS tienen, de momento, el cometido de apoyar a sus compañeros de la judicial y dejan a los Mossos d'Esquadra el trabajo antidisturbios

3 min

Los agentes de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, conocidos como los antidisturbios, tienen órdenes expresas y directas de no utilizar la defensa (porra) ni de hacer un uso explícito de la “fuerza policial necesaria” en el operativo de protección de sus compañeros de la policía judicial, en el marco de la macroperación contra la organización del 1-O.

Los mandos de la Guardia Civil opinan que cualquier gesto que implique contundencia o severidad policial será utilizado en su contra por la masa social filoindependentista. Es por ello que se suceden las imágenes en las que ciudadanos exaltados increpan, insultan, escupen, incluso zarandean a los agentes sin que estos hagan uso de “la fuerza” que le otorga la ley para preservar no sólo su integridad sino el orden público.

Obediencia debida

Entre la Guardia Civil se vive esta situación con obediencia debida y en silencio, aunque en petit comité se suceden las quejas por lo que consideran injustificados atropellos de ciudadanos impunes. Algunos de estos exaltados han llegado a dañar vehículos del cuerpo. No se conoce que haya detenidos.

Los agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil que, bajo la tutela de jueces y fiscales, investigan las diversas ramas del caso 1-O (Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o Juzgado de Instrucción número 13), disfrutan del apoyo de estas unidades de antidisturbios que, por centenares, han llegado a Cataluña con el objetivo de proteger a sus compañeros y permitirles sus desempeño profesional.

Satisfechos con los Mossos

La Guardia Civil, por boca del propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y también en círculos más reducidos y menos oficiales, destaca el trabajo que la Brigada Móvil de los Mossos d'Esauqdra está desempeñando en el mantenimiento de orden público sin, tampoco, azuzar a manifestantes o provocadores.