Menú Buscar
Jordi Sánchez en el juicio del 1-O / EFE

Un Guardia Civil acusa a Jordi Sánchez de impedir el paso al vehículo que llevaba a Jové detenido

Uno de los dos testigos del Instituto Armado califica de "asedio" la concentración en las puertas del Departamento de Economía y su compañero insiste en el rol del expresidente de la ANC

5 min

Un agente de la Guardia Civil que participó el 20 de septiembre de 2017 en la detención de Josep María Jové, quien fuera número dos del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, ha señalado directamente a Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), como el causante de la decisión de que el exmandatario no fuera trasladado a su despacho en la Consejería de Economía donde ese día se practicaba un registro. "Mi superior me informó de que Sánchez había dicho que no iba a permitir el acceso de ningún vehículo y comitiva", ha afirmado.

Según ha manifestado este agente a preguntas del fiscal Javier Zaragoza, tras concluir el registro en el domicilio de Jové él se puso en contacto con el jefe de su grupo porque la intención era trasladar al detenido a la Consejería, con el fin de que estuviera presente en el registro de su despacho.

"Asedio"

De acuerdo con el testigo del Instituo Armado mantuvo diferentes contactos telefónicos con su superior mientras intentaban asegurar su salida del domicilio que, explica, contó con gente y tractores protestando contra la intervención policial. "Ante esta concentración de gente, le digo que hay que mandar alguien allí para que nos den apoyo para salir", ha proseguido. 

El otro agente de la Guardia Civil que ha declarado ante el tribunal de forma previa y que también estuvo en el Departamento de Economía el pasado 20S ha hablado de "asedio" para definir los centenares de independentistas que se ubicaron frente al edificio público. Este agente también ha denunciado la destrucción de pruebas de uno de los investigados o la aparición en la diligencia de Oriol Junqueras, quien hizo “caso omiso” a sus indicaciones.

Eliminación de pruebas

El primer guardia civil --encargado de la detención del exsecretario de Hacienda catalana Lluís Salvadó-- también ha destacado que, en una llamada telefónica, Salvadó avisó a su secretaria de lanzar una pila de documentos por la ventana.

En la misma línea, ha asegurado que durante el registro de su despacho del 20 de septiembre encontraron dos documentos titulados "Escenario de Guerra y Escenario de Guerrilla" sobre las eventuales acciones que podía llevar a cabo el Estado tras la desconexión de Cataluña.

Deacuerdo con el testigo, entre los documentos encontrados en la papelera se hallaron “unos folios que estaban rotos, eran 8 folios que se podía leer 'escenarios posteriores al referéndum’ y que los dividía en cuatro fases: la noche electoral, el recuento y proclamación con actos simbólicos, transitoriedad jurídica y proceso constituyente”.

¿Ambiente festivo?

Al turno de las preguntas de las defensas, el letrado Jordi Pina ha inquirido al testigo cómo seleccionó las 80 horas de grabaciones sobre la concentración en torno a la Consejería de Economía el 20S y por qué excluyó las que mostraban un "ambiente festivo, con canciones y conciertos".

El guardia civil ha relatado que no vio "un ambiente festivo": "Yo vi una multitud de gente gritando contra toda persona que entrara o saliera de la Consejería que no fuera identificada". "¿Por qué no consideró de interés incluir en los informes esas imágenes de los conciertos que hubo?", ha insistido Pina, y el agente ha contestado que "lo más significativo no era un concierto, sino el asedio". Previamente, sin embargo, también ha dicho que al finalizar el registro en el despacho de Salvadó "salimos y no tuvimos ningún impedimento".

Destacadas en Política