Menú Buscar
El exeurodiputado de CDC Ignasi Guardans / EP

Guardans rechaza liderar la nueva solución catalanista

Su perfil sociovergente es bien visto como futuro referente de Lliga Democràtica, un proyecto que conoce y respeta, pero en el que asegura no encajar

19.07.2019 00:00 h.
3 min

Catalanismo busca líder. Y las propuestas son múltiples, pero, de momento, ninguna cuaja. El último nombre que suena en ese terreno es el del exeurodiputado de CiU Ignasi Guardans. Su perfil sociovergente es bien visto en círculos que apuestan por el regreso a la centralidad y la moderación. Hasta el punto de que se le ha vinculado con el proyecto de Lliga Democràtica.

Desde Santi Vila a Artur Mas, pasando por Lluís Recoder. Estos son algunos de los políticos que han sonado para reagrupar un espectro catalanista, heredero de la antigua Convergència, cifrado en unos 300.000 votantes. Pero esas propuestas no cuajan. Mas, demasiado identificado con el independentismo, parece haber quedado descartado, mientras que Vila es, para determinados sectores económicos y de la burguesía catalana, la mejor opción. Y aunque él ha confesado en público y en privado su deseo de volver a la primera línea política, todavía tiene que resolver sus problemas con la justicia. El exconsejero de la Generalitat, juzgado en el Tribunal Supremo, afronta una petición de siete años de cárcel por la organización del referéndum del 1-O.

El papel del PSC

El pasado miércoles, Vila se mostró partidario de que el PSC lidere ese nuevo catalanismo, pues considera que sus antiguos compañeros de filas más moderados, hoy integrados en Junts per Catalunya, se han mostrado incapaces de arrastrar al partido a aquellas posiciones iniciales tras un procés, a todas luces, fallido. No obstante, el pacto recién suscrito entre los socialistas y Junts en la Diputación de Barcelona, más allá de suscitar las iras de ERC, abunda en la idea de un nuevo catalanismo.

Es precisamente la trayectoria sociovergente de Guardans –fue director General del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero— la que ha llamado la atención de esos sectores catalanistas que le han sumado a esas quinielas vinculado a Lliga Democràtica, el partido que lideran Eva Parera y el expresidente de Societat Civil Catalana Josep Ramon Bosch.

"Muy prematuro"

Se trata de una formación muy bien posicionada, tras la crisis de Lliures, cuyo fundador, Antoni Fernández Teixidó, abandonó el proyecto tras explicitar sus diferencias con Manuel Valls. Según ha podido saber Crónica Global, Guardans --nieto de Francesc Cambó-- conoce y respeta el proyecto de Lliga Democràtica, pero considera que no encaja con la fórmula planteada. Y es consciente de que su nombre ha sonado.

Por su parte, fuentes de Lliga Democràtica aseguran que es demasiado prematuro hablar de candidaturas y liderazgos. “No estamos todavía en esa fase”, señalan a este medio.