Menú Buscar
Torra, responde a una pregunta del presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, y líder de la oposición, Carlos Carrizosa (d)

El grupo Koiné pide que sólo pueda ser diputado quien tenga el nivel C de catalán

Los impulsores del manifiesto que exige la exclusión del castellano como lengua cooficial de Cataluña abogan también por "aprender a incomodar e incomodarnos" para no cambiar de idioma

4 min

El polémico grupo Koiné, impulsor de un manifiesto que exige imponer el catalán como única lengua oficial en Cataluña, vuelve a ser noticia por sus ideas excluyentes. Esta vez, a cuenta de una encuesta en la que sugiere que para ser diputado en Cataluña sea imprescindible tener el "nivel de suficiencia de catalán", también conocido como nivel C, como requisito mínimo.

"¿Creéis que acreditar, cuando menos, un nivel de suficiencia de catalán tendría que ser requisito sine qua non para ser cargo electo en el Parlamento de Cataluña?" es la pregunta que plantea grupo Koiné en su perfil de Twitter, donde incluye una apostilla sobre su motivación para formularla: "Hacemos esta encuesta porque consideramos que la ejemplaridad de los representantes y las instituciones en el uso (cuantitativo y cualitativo) del catalán es otro campo negligido, por lo que respecta a la política de normalización".

La radicalidad de este autodenominado "grupo de estudio" --cuyo manifiesto firmaron en su día, entre otros, la actual diputada de JxCat en el Congreso y anterior consejera de Cultura de la Generalitat, Laura Borràs-- le ha llevado también estos últimos días a defender los planteamientos de la alcaldesa de Vic, Anna Erra, abogando por no cambiar de idioma ante ningún interlocutor. Llegando, incluso, al punto defender lo siguiente: "Aprender a incomodar e incomodarnos".

Contra el bilingüismo

Grupo Koiné, incluso, lamenta que Erra haya pedido disculpas por sus planteamientos sobre el "aspecto físico" de los catalanes y el uso exclusivo del catalán ante cualquier interlocutor --"el próximo paso es no pedir perdón por decir las verdades de tu país sometido", dicen desde Koiné--, y consideran que la polémica sobre la intervención parlamentaria de la alcaldesa de Vic está suscitada "por el españolismo", aunque le ve "un punto positivo: la gente se empieza a dar cuenta de dónde nos lleva la desnacionalización, la cabeza gacha, la naturalización del bilingüismo social y el 'amor' por quien te querría muerto" (sic).

Estos son, a modo de ejemplo, algunos de sus planteamientos en las últimas 24 horas.