Menú Buscar
Eva Granados durante la entrevista en 'Crónica Global' / LENA PRIETO

Granados: “Una parte contratante ha roto el contrato”

La portavoz parlamentaria del PSC señala que “durará años” rehacer el consenso interno en Cataluña tras el proceso independentista

Manel Manchón / María Jesús Cañizares
21.09.2019 00:00 h.
7 min

El PSC se ha asentado en los dos últimos años tras una travesía del desierto dura, siempre a remolque del activismo de los independentistas. Una de las dirigentes que más claro ha entendido la nueva situación es Eva Granados, la portavoz del grupo parlamentario del PSC. Considera, en una entrevista en Crónica Global, que todos los años del proceso independentista lo único que han logrado es una Cataluña más desigual. Su idea es que se han roto demasiadas cosas, algunos consensos que se consideraban logrados desde los primeros años de la Transición. “Una parte contratante ha roto el contrato”, señala, al entender que el independentismo ha dejado de lado a una parte sustancial, más allá de los porcentajes, de la sociedad catalana.

Según Granados, “había un consenso, desde la Transición, basado en el ascensor social, que se articulaba con el conjunto de las instituciones. Eso en otoño de 2017 se rompe, y nos hemos visto frustrados porque una parte contratante ha roto el contrato”. Ante la pregunta sobre cómo se puede evitar que ese desgarro vaya a más, o cómo se puede recoser lo destruido, la dirigente del PSC --llamada a tener un papel central en los próximos años-- señala que será un proceso lento.

Diálogo y horas de reuniones

“Se necesitará mucho diálogo, con cocina lenta, con horas y horas de reuniones, pero también hay que señalar que las leyes en las que estaban asentados esos acuerdos tenían y tienen unas mayorías de reforma, y lo que decimos sobre la Constitución, sobre la necesidad de respetar esas mayorías, también vale para ese conjunto de acuerdos, de pilares en los que se ha basado la sociedad catalana”, señala Granados.

¿Pero qué hará el PSC? Más allá de la cuestión nacional, del debate permanente sobre el encaje de Cataluña en el conjunto de España, Eva Granados incide en un campo en el que se ha volcado: las políticas sociales. Si los socialistas fueron protagonistas en la transformación de los grandes municipios de Cataluña, convirtiendo en dignos barrios degradados, e impulsando equipamientos sociales, Granados cree que ahora se debe acometer una segunda transformación con otros colectivos sociales --la nueva inmigración-- que ya forman parte de la sociedad catalana. “El PSC se ha focalizado siempre en una cuestión, en el deseo de convivir y de progresar, con una atención especial a los niños y niñas para asegurar nuestro futuro como sociedad. Y eso vamos a continuar haciéndolo. Esa debe ser una de nuestras principales misiones”, asegura.

Eva Granados durante la entrevista en 'Crónica Global' / LENA PRIETO
Eva Granados durante la entrevista en 'Crónica Global' / LENA PRIETO

Futuro de los partidos catalanistas

¿Pero qué papel debe ejercer el PSC justo en un momento en el que diferentes entidades debaten el futuro del catalanismo? Los socialistas catalanes se consideran una parte central de ese catalanismo al que ahora se considera culpable --los dirigentes de Ciudadanos insisten en ello-- de la deriva posterior del nacionalismo. Pero admiten que ese catalanismo debe tener otros acentos. El PSC tiene un acuerdo con Units per Avançar, el partido del democristiano Ramon Espadaler. Por ahora la experiencia para los socialistas es “fructífera”. Según Granados, “la relación con Units es buena, el funcionamiento en el grupo parlamentario es bueno, pero no se ha planteado todavía si se mantendrá o no de cara a las futuras elecciones”.

Para el partido de Espadaler es un buen acuerdo, y por ello Units per Avançar ha renunciado a acercarse --por ahora-- a otros colectivos como Lliures o Lliga Democràtica, que han establecido un primer comité de enlace para intentar alguna candidatura al Parlament.

Proyecto federal

Granados entiende que “después de las convulsiones que ha habido en Cataluña, hay una parte del electorado no rupturista que se podría sentir reflejado” por esos nuevos partidos que han surgido de la transformación de la exCiU. Para la dirigente socialista hay un hueco, que no lo podrá representar el PSC: “El espacio que ocupa el PNV en el País Vasco no lo encarna nadie en Cataluña. Se trataría de un nacionalismo pactista que pone el acento en las singularidades. Pero me gustaría que esa reflexión que se está haciendo también la realizaran los dirigentes que nos han llevado hasta aquí, porque la autocrítica es una buena pauta para mejorar la situación del país”.

¿Perjudicarán esos movimientos al PSC? Granados cree que no, que responden a demandas distintas. “Tras el tsunami que ha habido en Cataluña --ellos dicen que democrático-- puede que el futuro pase por un lado por un espacio nacionalista que acabe aterrizando o no en las normas de convivencia. Y por un espacio que cree en esa España plural que representa el PSC, en contra de los privilegios, pero a favor de las singularidades y de la defensa de los servicios públicos. Para nosotros eso se llama federalismo, aunque cada uno lo llamará de la forma que quiera”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información