Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Reunión de padres de alumnos en la Escola Diputació de Barcelona, uno de los centros donde se han organizado actividades durante todo el fin de semana para garantizar que se celebra el referéndum / EFE

Grabar y difundir en las redes sociales las actuaciones para impedir el referéndum

Los impulsores de las ocupaciones de los centros educativos que actuarán de colegios electorales recuerdan la importancia de divulgar qué ocurre dentro

4 min

Los impulsores de la ocupación de centros educativos catalanes para garantizar que mañana se celebra el referéndum remarcan la importancia de divulgar a través de las redes sociales las actuaciones de Mossos d’Esquadra y cualquier otro cuerpo policial para impedir la votación.

El manual que han divulgado a los padres, madres, alumnos y otros ciudadanos que permanecen dentro de las escuelas e institutos catalanes es claro. Piden que se grabe y comunique la escena a través de Twitter, su principal canal de comunicación, con menciones a los impulsores, a medios de comunicación y a “personalidades relevantes internacionales”.

Petición de la orden judicial

Recuerdan que cualquier agente debe mostrar en todo momento la orden judicial que les permite entrar en los centros y que siempre deben tener la placa de identificación visible. Reiteran que se debe evitar en todo momento la violencia y no deben responder ni a las actuaciones de los agentes ni a las posibles amenazas de otros ciudadanos, que se deben neutralizar sin llegar a mayores.

“No responderemos a ninguna provocación verbal o gestual”, indica el documento, “como máximo la documentaremos para las redes sociales y la notificaremos a la policía municipal o los Mossos d’Esquadra, los únicos encargados de la seguridad ciudadana”. Especialmente durante las horas previstas para la votación. Recuerdan que imágenes de altercados empañarían el referéndum.

Los Mossos se deben sentir impotentes

En cuanto al dispositivo del domingo de los agentes de seguridad catalana para impedir la votación, los organizadores mantienen que se debe proseguir con la actitud pacífica. Si se impide entrar en un colegio electoral se deberá pedir que se “aparten de forma educada” y si mantienen el cordón de seguridad se “buscarán otras vías pacíficas de acceder al local”. Siempre con protestas “masivas” en las puertas.

Y si se requisan urnas, papeletas o el supuesto censo electoral --una de las grandes incógnitas del 1-O, ya que se desconoce su origen--, la demanda se deberá “impedir que entren en el recinto con sentadas”. El objetivo es que la “policía se sienta impotente, no amenazada”.

Canciones irónicas para los agentes

Nunca se les deberá atacar ni de forma física ni verbal más allá de “canciones irónicas” y se debe impedir que los “vehículos que usan se marchen del local”. De nuevo, con sentadas pacíficas.

Los organizadores recuerdan que los colegios electorales deben estar limpios el domingo a partir de las ocho de la mañana, sin ninguna bandera o cartel a favor del . “El colegio electoral es de todo el mundo, incluso de los ciudadanos que no quieren que votemos pero que nosotros sí que queremos que vengan a votar, todo el mundo se debe sentir cómodo”, afirman.

Indican que en todo momento debe haber gente dentro y alrededor de los centros educativos. “Lo ideal sería un 10% del censo en colegios grandes y unas 100 personas en los pequeños”, además de los colaboradores que se encargan de la red de intendencia. Incluso se han definido responsables que no abandonarán el recinto hasta el día de la votación. Son los que organizarán a todos los voluntarios que quieran participar en este dispositivo.