Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Govern, Pere Aragonès, con el consejero de Salud de la Generalitat, Josep Maria Argimon / EFE

El Govern ultima el toque de queda en las zonas más afectadas por Covid

La presión de los alcaldes, liderada por Colau y Albiol, fuerza al Ejecutivo autonómico de Aragonès a asumir la responsabilidad de las restricciones nocturnas a la movilidad en Cataluña

5 min

La Generalitat prepara un toque de queda nocturno para las zonas con mayor incidencia de Covid-19, después de que en las últimas semanas se hayan disparado los contagios. El president, Pere Aragonès, anunció este martes que su Ejecutivo tomará la decisión “en las próximas horas o días”, ante las peticiones de diversos alcaldes.

Estos regidores --entre los que destacan Ada Colau (Barcelona), Xavier García Albiol (Badalona) y los del Vallès Occidental-- habían criticado que, el lunes, el Govern ordenara el cierre de todas las actividades a las 00.30 horas y la limitación de las reuniones a un máximo de diez personas, pero dejara en manos de los ayuntamientos restricciones adicionales. De hecho, la Generalitat recomendó a los municipios que prohibieran el acceso a espacios públicos --como parques y playas-- por la noche para impedir los botellones, pero los alcaldes consideraron que era imposible aplicar esa sugerencia sin decretar el toque de queda. Una demanda que todo apunta que será finalmente atendida por el Govern, que es quien tiene las competencias para hacerlo.

Aval jurídico

En cualquier caso, el toque de queda necesitará del aval de la justicia, aunque de momento cuenta con el visto bueno de los servicios jurídicos de la Generalitat. El gabinete legal del Ejecutivo autonómico emitió este martes por la tarde un informe que descarta la aprobación de un toque de queda generalizado en toda la comunidad catalana, pero respalda su aplicación en los territorios más afectados por el coronavirus.

El informe apela a la jurisprudencia establecida por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV), que ha autorizado las limitaciones establecidas por la Generalitat Valenciana, entre las que se encuentra el toque de queda entre la 1:00 y las 6:00 horas en 32 localidades de más de 5.000 habitantes que presentan mayor riesgo epidemiológico por Covid-19.

Rebelión municipal

Aragonès, que ha asegurado que no le “temblará el pulso” para aplicar el toque de queda nocturno puntual, trata de sofocar de esta forma la rebelión de los alcaldes, encabezada por la primera edil de Barcelona, y ha mantenido conversaciones con ella y con otros regidores. Colau fue especialmente crítica con el Ejecutivo autonómico, al que acusó de aprobar un “toque de queda informal” que trasladaba la responsabilidad de su control a los ayuntamientos, que no tienen “medios suficientes” para llevarlo a cabo. La alcaldesa de Barcelona reclamó al Govern que dejara claro “exactamente qué se puede hacer y qué no”, porque con las medidas aprobadas “no está prohibido estar en la calle”.

Albiol se posicionó junto a Colau. “Trasladar a los alcaldes, como hace el Govern, la responsabilidad de cerrar playas y parques después de las 00:30 horas me parece una enorme irresponsabilidad. Pido valentía a la Generalitat y que decrete el toque de queda, en caso contrario la medida es literalmente imposible", advirtió el alcalde de Badalona.

Criterios claros y únicos

A ellos se unieron otros alcaldes, principalmente del Vallès Occidental, que también cargaron contra el Govern por delegar en ellos el cometido de impedir las aglomeraciones nocturnas. Los alcaldes del consejo comarcal de este territorio denunciaron “la imposibilidad del mundo local de dar cumplimiento" a las limitaciones fijadas por el Ejecutivo catalán, y exigió criterios claros y únicos para la suspensión o no de las actividades culturales y asociativas y del cierre de parques y espacios públicos.

La sublevación incluso ha alcanzado a municipios gobernados por ERC, el partido del president Aragonès. Es el caso de Sant Cugat del Vallès, cuya alcaldesa, Mireia Ingla, ha reclamado públicamente al Govern que apruebe un “confinamiento nocturno”.

Colaboración entre Mossos y policía local

A la espera de la aprobación del toque de queda, la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, también ha tratado de calmar a los alcaldes prometiendo “ayuda institucional” para que los ayuntamientos puedan hacer frente a las restricciones de movilidad nocturna.

Según Plaja, el Departamento de Interior ya está diseñando dispositivos de actuación conjunta de los Mossos d’Esquadra y las policías locales. Mientras tanto, la propagación del virus sigue imparable, especialmente entre los más jóvenes.