Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alba Vergés, consejera catalana de Salud, con el presidente del Govern, Pere Aragonès, en el Parlamento catalán / EFE

El Govern compra a Abbott seis millones de tests 'low cost'

Salud adquiere a la farmacéutica su prueba de antígenos portátil y rápida para apoyar la estrategia de rastreo del coronavirus

3 min

El Gobierno catalán ha comprado a Abbott seis millones de tests low cost de detección del Covid-19. El Departamento de Salud ha cerrado una operación de suministro de las pruebas de antígenos, que son rápidas, no necesitan instrumentos y presentan el resultado en apenas 15 minutos.

El encargado de formalizar la compra ha sido el Instituto Catalán de Salud (ICS), que ha gastado 27 millones de euros en la operación. A cambio, el proveedor público de servicios sanitarios se ha hecho con seis millones de kits para detectar de forma rápida el coronavirus. Previamente pidió un millón, pero después amplió el pedido. 

"Testeo masivo a la población"

La operación se enmarca en la estrategia del Ejecutivo catalán de "testar masivamente" a la población catalana. Lo anunció la semana pasada la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó.

Budó respondió así a la pregunta de qué haría el Gobierno catalán ante la estrategia de la Comunidad de Madrid, que ha anunciado también pruebas masivas a toda su población antes del parón navideño para facilitar los encuentros familiares.

¿En las farmacias?

Un día antes, la titular de Salud, Alba Vergés, había anunciado que su departamento trabajaba en un documento marco para que las farmacias puedan hacer tests de antígenos a la ciudadanía, evitando siempre aglomeraciones dentro del comercio. La propuesta despertó el recelo del Ministerio de Sanidad y Consumo, que pidió garantías.

Mientras Salud trabaja en su plan, ha cerrado la compra masiva de los tests Panbio Covid-19 Ab Rapid Test Device, que permiten realizar una prueba de infección activa de coronavirus sin aparataje y de forma rápida. Presentada en formato similar a una tarjeta de crédito, la solución de Abbott para apoyar la estrategias de cribaje es menos invasiva para las fosas nasales que un test PCR y cuesta poco más de cuatro euros.