Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès (c), en la 32 edición de la Trobada Empresarial al Pirineu junto al alcalde de La Seu d'Urgell, Francesc Viaplana, 'víctima' de la entrega del Govern a la CUP / GENCAT

El Govern sacrifica a sus alcaldes ante la CUP

Las exigencias de los antisistema, casi sin representación en Tarragona y el Pirineo, sobre los Juegos de Invierno y BCN World comprometen a los cargos locales de JxCat y ERC ante las municipales

7 min

El Govern ha pasado por alto las necesidades del territorio, dando prioridad a las exigencias de la CUP. La última oferta hecha por la Generalitat a los antisistema con la finalidad de lograr su apoyo a los presupuestos de 2022 incluye dejar en suspenso dos proyectos vitales para Lleida y Tarragona, donde se concentra la llamada Cataluña vaciada: la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 y BCN World. A pesar de esta propuesta in extremis, alcaldes de Junts per Catalunya (JxCat) como el de Salou o el de Organyà han expresado públicamente su rechazo a que el Ejecutivo catalán dé marcha atrás en ambas iniciativas, mientras que algunos ediles de ERC, entre ellos el de La Seu d’Urgell, mantienen una cierta ambigüedad. No en vano, faltan 18 meses para las elecciones municipales.

Como se sabe, el consejero de Economía, Jaume Giró --propuesto por JxCat-- siempre ha defendido que su aliado prioritario para aprobar las cuentas de 2022 es la CUP. Una formación que apenas tiene concejales en la zona pirenaica, donde muchos alcaldes neoconvergentes han defendido la necesidad de que se celebren los Juegos de Invierno. También lo han hecho los consejos comarcales del Pirineo y la Síndica d’Aran, que han reclamado en varias ocasiones la implicación de las comarcas y de los municipios en esta candidatura. Hay disidentes, por ejemplo los alcaldes y los miembros del equipo de gobierno del Consejo de l’Alt Urgell, que no acudieron al primer acto masivo a favor de los Juegos de Invierno celebrado en Vielha el pasado sábado. Estuvo organizado por la Síndica del Consejo General de l’Aran, Maria Vergés y contó con la presencia del presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco.

"Los alcaldes se sienten abandonados"

Su plante no empañó la reunión, en la que sí estuvieron presentes decenas de alcaldes y presidentes de corporaciones comarcales del territorio pirenaico. Por su parte, el Ayuntamiento de Organyà, gobernado por JxCat/PDECat, apoya el proyecto y así quedó reflejado en una votación municipal.

“Los alcaldes y concejales del Pirineo se sienten abandonados y sin recursos para generar oportunidades, y los Juegos Olímpicos son una oportunidad. No tenemos otras. La demanda que se hace desde el Pirineo es que se tiene que tener en cuenta su opinión y adaptar los Juegos a las demandas y necesidades de la montaña. O se hace algo, o el Pirineo se muere. El no a todo nos lleva al desastre”, explica a este medio Òscar Ordeig, diputado y primer secretario del PSC en Lleida, Pirineo y Aran.

Imagen de la localidad de Organyà / CG
Imagen de la localidad pirenaica de Organyà / CG

La visita de Aragonès

Algo más ambiguo se ha mostrado el alcalde de La Seu d’Urgell, Francesc Viaplana (ERC). De hecho, a finales de octubre, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, asistía a la conferencia inaugural de la 32ª Trobada Empresarial al Pirineu, donde apostó por unos JJOO sostenibles y supongan, no solo un acontecimiento de 15 días, sino una oportunidad para el conjunto del Pirineo. En este sentido, se refirió a la necesidad de mejorar las conexiones por carretera y ferroviarias en la zona. Ante la presión de la CUP, el Govern propone hacer una consulta ciudadana sobre esa candidatura.

“Sigo con preocupación las condiciones que algunos parecen poner para aprobar los Presupuestos en Cataluña. Me gustan los Presupuestos del 'sí', no los Presupuestos del 'no'. Si ni Aeropuerto de El Prat, ni Olimpiadas, ni Centro Recreativo y Turístico de Vila-seca y Salou, ¿de qué estamos hablando?", se preguntaba ayer el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta.

BCN World

En Tarragona, empresarios y alcaldes miran con preocupación que el Govern ofrezca a la CUP retirar la partida de 120 millones que contemplan los Presupuestos de 2022 para comprar los terrenos donde debe construirse el complejo de ocio y juego Centre Recreatiu i Turístic (CRT), conocido como BCN World. La idea de la Generalitat es realizar esa adquisición para, automáticamente, venderlos a Hard Rock. Fuentes de Vicepresidencia y Territorio explican que todavía no se ha aprobado el nuevo Plan Director Urbanístico (PDU) y que, por tanto, no se puede realizar la transacción.

Imagen aérea de los terrenos sobre los que se levantará BCN World en Tarragona / EFE
Imagen aérea de terrenos donde se levantaría BCN World, en Tarragona / EFE

El alcalde de Salou, Pere Granados (JxCat), ha emitido un comunicado en el que informa de que su municipio da "todo el apoyo al proyecto, porque supone consolidar y apostar por el refuerzo a un modelo de éxito que crea riqueza y empleo y, por tanto, calidad de vida". Y recuerda que la CUP "no tiene ningún tipo de representación ni responsabilidad en Salou", por lo que invoca a la "autonomía municipal" para "decidir nuestro propio futuro".

Menos contundente es su compañero de partido, Pere Segura, alcalde de Vila-seca, quien está convencido de que BCN World no peligra, aunque avisa de las consecuencias negativas de esas presiones en el interés de Hard Rock. No obstante, Segura intenta no arremeter contra el Govern y su dependencia de la CUP.

Sí lo hacen la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de Tarragona, Pimec Tarragona o las cámaras de Comercio de Tarragona y Reus.