Menú Buscar
La consejera de Salut del Govern, Alba Vergés, en el Parlament / EP

El Govern recurre a médicos y enfermeras jubilados y en los últimos años de carrera ante el colapso

La portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, acusa al Ejecutivo de ser responsable del "estrés máximo" del sistema sanitario por no confinar Cataluña

6 min

El Govern se muestra desbordado ante el aumento de casos de contagios de coronavirus que vive Cataluña. Hace un llamamiento a médicos y enfermeras jubilados, recién licenciados y en los últimos años de carrera para hacer frente a “la situación de estrés máximo” que prevén que vivan los hospitales y centros sanitarios a partir de este fin de semana. Así ha dibujado el panorama, este jueves, la consejera de Presidencia de la Generalitat, Meritxell Budó, quien responsabiliza al Ejecutivo de ello por no confinar Cataluña. 

La consejería de Salut ha anunciado que incorporará a profesionales jubilados de menos de 70 años, recién titulados en Medicina y Enfermería que están a al espera de plaza del MIR y estudiantes de último años de estas carreras. El objetivo es contar con el máximo de trabajadores médicos y sanitarios, porque incluso en el mejor de los casos, se necesitarán, adelanta la responsable del departamento, Alba Vergés.

Engrosar plantillas

Vergés asegura que, tras hablar con las universidades catalanas de Medicina y Enfermería, ya cuentan con 409 recién licenciados que engrosarán las plantillas de los centros catalanes en los próximos días. Calculan que en 2019 se titularon 973 médicos en estos ámbitos en Cataluña, que si bien no todos viven en el territorio, la mayoría se han presentado al MIR y están esperando plaza. Aprovechando que aún no saben cuando van a tener un puesto asignado, la consejería de Salut ha pedido a las facultades que se pongan en contacto con ellos para saber si se pueden incorporar al sistema sanitario catalán para gestionar la crisis y más de 400 ya han aceptado la propuesta. 

Lo mismo han hecho con los estudiantes de ultimo año de ambas carreras. Este grupo fue uno de los primeros en ofrecerse voluntario a ayudar en la crisis del coronavirus y la consejera les ha agradecido su entrega. En total, son 1700 enfermeras y 970 que están finalizando sus estudios. El departamento considera que “son el futuro” y pueden incorporarse a realizar tareas “adaptadas a su situación formativa”.

Jubilados

Por otra parte, en los último dos en el Institut Català de la Salut (ICS) se han jubilado 1.502 profesionales del sector, de los cuales 561 son médicos y 941 enfermeras. El departamento también anima a todos aquellos que se encuentren en este grupo y que tengan menos de 70 años a que se dirijan a su anterior centros de trabajo si quieren reincorporarse mientras se mantenga esta situación. Asimismo, se han dado instrucciones a dichos centros para que hagan este llamamiento por carta.

Vergés recuerda que estas medidas se aplican para evitar el colapso y el "estrés máximo" que va a sufrir tanto el sistema sanitario catalá como sus profesionales. Subraya que la principal batalla es detener la expansión del virus y recuerda a la ciudadanía que la mejor manera de hacerlo es respetando las órdenes de confinamiento, quedándose en casa y aplicando todas las medidas de higiene recomendadas.

Sanidad privada

Tanto la consejera de Salut como la portavoz del Govern, Meritxell Budó, han anunciado que además de los llamamientos ya se están derivando casos de pacientes con coronavirus del sistema público de salud a la sanidad privada. Asimismo ha señalado que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, está en contacto con los directores de los diferentes centros sanitarios para coordinar el trabajo de los profesionales y centros.

"Estas derivaciones son en el ámbito de la coordinación única”, concreta Vergés, quien asegura que "ya no se diferencia entre privada y pública", sino que todo está bajo el mando del Servei Català de la Salut.

Coordinación

Vergés apunta que la entrada de la privada consiste en ordenar los flujos y que “no entra en juego cuando la pública está llena” sino que llevan días ordenando dichos movimientos tanto a nivel asistencial como de coordinación territorial, “pero cada vez con más intensidad", precisa.

La consejera de Salut descarta que se pueda hablar ya de saturación, aunque asegura que cada día “aumenta la tensión en nuestros centros sanitarios", ha dicho Vergés, por lo que el sistema debe ir adelantándose.