Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente catalán, Pere Aragonès, en el Club Siglo XXI en Madrid / EP

El Govern rechaza la propuesta del modelo de financiación de Hacienda

Pere Aragonès se opone a la oferta del Gobierno para reformar el sistema de financiación, que lleva años caducado

4 min

El Govern ha rechazado en su totalidad la propuesta del modelo de financiación presentada por el Ministerio de Hacienda a las comunidades autónomas. Este documento de diez páginas debía servir como base para reformar el sistema, que lleva años caducado. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha informado al Gobierno que la parte que hace referencia a los gastos no "resulta adecuada, ya que introduce variables correctivas poco robustas técnicamente". A su vez, "deja fuera otras que pueden tener una relación directa con las necesidades". 

El texto --elaborado por el conseller de Economía, Jaume Giró--, especifica su negativa al método de cálculo de la población ajustada que utiliza Hacienda para asignar los recursos a las CCAA de régimen común. Un documento que empieza recordando la voluntad de la Generalitat de "conseguir la soberanía fiscal plena". "Mientras no se alcance dicho objetivo, el Govern considera que debe atender a la solicitud de expresar su opinión", añade. 

Población ajustada

Según adelanta La Vanguardia, el reparto de los fondos se basa en la población ajustada, en función de parámetros como son la sanidad, la educación, los servicios sociales, la despoblación, la dispersión o la insularidad. Según apunta el Ejecutivo autonómico, en el modelo que propone el Gobierno, Cataluña saldría perjudicada porque su población real es superior a la ajustada, que es la que se utiliza para repartir los recursos. 

"Desde Cataluña se considera que la variable más simple y sencilla de aplicar es la población, que en todo caso podría corregirse por el diferencial de precios que hay entre las distintas comunidades autónomas!", señala el Govern. 

Correcciones en sanidad y educación

En cuanto a las correciones en el ámbito de la sanidad, la Generalitat sostiene que se basa en el número de tarjetas sanitarias que, según indican, no es un dato "transparente". En educación, Aragonès ve un error que se utilice como base de cálculo los alumnos matriculados, teniendo en cuenta que "puede incentivar a una rebaja de las tasas o precios públicos que puede llevar a una competencia fiscal a la baja entre comunidades autónomas que perjudicaría al conjunto de las haciendas autonómicas", sigue La Vanguardia

Respecto a los servicios sociales, cree que se "infravalora el peso de la población en riesgo de exclusión social". Desde Economía consideran un error que el Ministerio descarte dar más recursos a las CCAA "más ricas para financiar más infraestructuras" porque tienen más capacidad de subir impuestos. "El modelo de financiación no puede tener en cuenta de ninguna forma las decisiones de las CCAA".