Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un avión comercial de la compañía Air Europa aterriza en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) con un grupo de refugiados afganos que han sido trasladados a España desde Kabul / ZIPI - EFE

El Govern quiere alojar a algunos refugiados afganos en micropueblos de Cataluña

El gobierno de Pere Aragonès contempla reubicar a los 136 desplazados provenientes de Afganistán en pequeños municipios “más allá de las grandes ciudades”

2 min

Cataluña acogerá un total de 136 refugiados afganos tras la evacuación llevada a cabo por las Fuerzas Armadas españolas en el país. El destino de estas personas no estará en Barcelona y el área metropolitana, incluso, no serán alojados en las otras tres capitales provinciales. El Govern quiere acogerlos en los pequeños pueblos de la comunidad.

Mireia Mata, secretaria de Igualdad de la Generalitat, ha explicado, en declaraciones a Rac1, que el gobierno catalán contempla que algunos de los desplazados desde Afganistán que acogerá el territorio se alojen en micropueblos “más allá de las grandes ciudades”. La representante del Ejecutivo autonómico ha asegurado que trabajan por “dar soluciones de acogida a largo plazo” porque, según ha puntualizado, estas personas “se quedarán para toda la vida”.

Mujeres universitarias y personas de áreas rurales

El Govern ha reclamado en las últimas horas aumentar la cifra de acogida de las 136 personas que han huido de Afganistán tras la toma del poder y del país por parte de los talibanes. Según ha avanzado Mata, a Cataluña llegan personas que quieren quedarse y otras en tránsito, por lo que resulta difícil, por el momento, saber cuántas se quedarán finalmente en el territorio.

No obstante, desde el gobierno de Pere Aragonès aseguran trabajar “especialmente en la acogida de mujeres universitarias”, que consideran que son las más afectadas y “corren peligro y no pueden continuar sus estudios”. Pero la idea de los micropueblos es, en concreto, para acoger a las “personas que vienen de áreas rurales” de Afganistán. Desde el Ejecutivo catalán consideran que de esta forma será más fácil su inserción en la sociedad porque “el ámbito de acogida les será más familiar”.