Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Reunión del Pacto Nacional por la Lengua impulsado por el Govern para fomentar el monolingüismo / GENCAT

El Govern oficializa en una carta el desprecio al bilingüismo del Pacto por la Lengua

La Consejería de Cultura da carpetazo a un documento de 55 páginas de Impulso Ciudadano que defiende el uso normal del castellano y el catalán como base de la convivencia

4 min

“Hemos constatado que el contenido del documento no se ajusta a los objetivos con que ha estado formulado públicamente el proceso participativo, por lo que no es necesario incorporarlo a la lista de propuestas formuladas en el marco del Pacto Nacional por la Lengua (PNL) para superar los retos con que se enfrenta el catalán”. De esta forma rechaza la Secretaría de Política Lingüística, dependiente de la Consejería de Cultura, un informe de 55 páginas de la asociación Impulso Ciudadano que defiende la utilización normal de castellano y catalán por las administraciones como base de la convivencia en Cataluña, y que insta a dejar el debate lingüístico al margen del proyecto nacionalista.

El motivo esgrimido por ese organismo, dependiente del Departamento de Cultura, en una carta enviada a la entidad es que el documento Llengües i Convivència a Catalunya  [se puede leer en este enlace] “no se ajusta a los objetivos con los que está formulado públicamente el Procés Participatiu”.

Carta de la Consejería de Cultura que rechaza las aportaciones de Impulso Ciudadano al Pacto Nacional por la Lengua
Carta de la Consejería de Cultura que rechaza las aportaciones de Impulso Ciudadano al Pacto Nacional por la Lengua


El govern informa de que otorgará al informe "el mismo tratamiento que aplica al resto de documentos que le llegan, es decir, será incluido y catalogado en nuestro Centro de Documentación, donde lo pondremos al alcance de todos los ciudadanos de manera pública. Por otro lado, a nivel de organización, lo estudiaremos atentamente y lo compartiremos con nuestra red de expertos

"Censura" 

Impulso Ciudadano lamenta la "censura" del Govern y considera la carta "una confesión de que se trata de un proceso de participación pública con las cartas marcadas: los objetivos están predeterminados y no se admite ninguna aportación sobre la situación de la lengua catalana discrepante con el criterio y propósitos del órgano político convocante del llamado PNL".
 
Los autores del documento rechazado consideran que "l catalán no es patrimonio de los nacionalistas catalanes ni de las instituciones catalanas, sino que, como cualquier otra lengua, es patrimonio de todas las personas que la hablen, en Cataluña y fuera de Cataluña". Rechazan todo intento de utilizar la lengua "como herramienta de un proyecto nacionalista que pretende modificar los hábitos lingüísticos de los ciudadanos, atentando así contra la dignidad de las personas".

José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano, en una imagen de archivo / EP
José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano, en una imagen de archivo / EP

Sostienen que el catalán y el aranés, con las particularidades de esta última, son lenguas oficiales y propias de los catalanes. "La convivencia entre ellas ha de basarse en la utilización normal de castellano y catalán por las administraciones, en su presencia como lenguas vehiculares y de aprendizaje en la enseñanza, así como en los medios públicos de comunicación. El castellano y el catalán han de ser reconocidas como lenguas escolares, de prestigio y de convivencia".

Afirman que "la base de la convivencia lingüística en la Universidad radica en el principio de que cada miembro de la comunidad universitaria pueda hacer uso de cualquiera de las lenguas oficiales", por lo que "hay que poner fin  a la injerencia de las instituciones catalanas en la regulación lingüística de otras Comunidades Autónomas".