Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un comercio cerrado durante la pandemia de coronavirus  / CRÓNICA GLOBAL - PABLO MIRANZO

El Govern intenta apaciguar a los comerciantes con un cheque exprés de 2.500 euros

La Consejería de Empresa abre una línea de 10 millones de euros para los establecimientos obligados a cerrar durante diez días

3 min

El Govern entregará 2.500 euros a cada establecimiento comercial que se vea obligado a cerrar entre el 7 y el 17 de enero. De este modo, la Generalitat intentará paliar los efectos económicos de las restricciones decretadas este lunes para frenar la propagación del Covid-19.

Fuentes de la Consejería de Empresa han explicado que estas ayudas de emergencia forman parte de una línea dotada con 10 millones de euros que incluirá medidas de estímulo adicionales.

Cierre por rebajas

Los puntos de venta ubicados en los centros comerciales deberán cerrar a partir del 7 de enero, justo cuando arranca la campaña de rebajas de enero. Aunque la ley de ordenación del comercio minorista deja en manos de cada propietario la duración exacta de las promociones, la prohibición de apertura caerá en el peor momento para los negocios.

El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, el consejero de Empresa, Ramon Tremosa, y representantes del Departamento de Salud se han reunido este mediodía de forma virtual con las principales organizaciones del sector para justificar el cierre comercial.

Aislamiento municipal

El gobierno autonómico ha anunciado este lunes que el endurecimiento de las restricciones durarará diez días (entre el 7 y el 17 de enero) e incluirá también el aislamiento petrimetral de todos los municipios de la comunidad.

Así lo ha explicado la consejera de Salud, Alba Vergés, en una rueda de prensa junto con su homólogo de Interior, Miquel Sàmper, en la que ha anunciado esta "nueva parada social y de país" para tratar de "mantener al virus a raya", por la que también han acordado que durante los fines de semana sólo podrán abrir los comercios esenciales.

Golpe al comercio

En virtud de las nuevas limitaciones, los comercios no esenciales quedarán cerrados los fines de semana. Además, entre semana solo podrán abrir aquellos que tengan menos de 400 metros cuadrados de superficie, por lo que los grandes centros comerciales volverán a clausurarse.

La restauración seguirá como hasta ahora --con franjas horarias para servir solo durante las comidas y desayunos--, así como la cultura --con aforo reducido--, mientras que las actividades deportivas y en gimnasios solo estarán autorizadas las que se hagan al aire libre.