Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero de Cultura, Santi Vila (i), con la exlíder del PPC Alicia Sánchez-Camacho (de espaldas) y el ex presidente catalán Artur Mas / EFE

El Govern gasta menos en cultura catalana que cuando CiU pactaba con el PP

El recorte en políticas culturales, que apenas alcanzan el 0,65% del presupuesto total de 2017, ha situado al Consorcio para la Normalización Lingüística en una situación crítica

4 min

La cultura catalana, la principal seña de identidad del Gobierno independentista, ha salido mal parada en los Presupuestos de la Generalitat de 2017. Tanto que, según admiten a Crónica Global fuentes de la Consejería de Cultura, no han logrado llegar "al 1% del gasto total para este año", tal como se habían planteado.

Aunque la partida destinada a Cultura ha aumentado un 9% respecto a 2015, al pasar de 226 millones a 246 millones, lo cierto es que el gasto es inferior a lo contemplado en los presupuestos de 2016, que no llegaron a aprobarse por el desacuerdo entre Govern y CUP y que contemplaba 252 millones en política cultural. En el gráfico adjunto se puede ver la evolución de ese gasto.

Comparativa de los programas de cultura

Dicho de otra manera, si las cuentas de 2017 han aumentado en 1.000 millones, de éstos solo 20 millones se destinan a Cultura. Un departamento cuyo titular es el convergente Santi Vila y que solo representa el 0,65% del total del presupuesto de la Generalitat.

Se necesitan 134 millones más

Se da la paradoja de que el gasto en cultura actual es inferior a los correspondientes a 2011 (280 millones) y 2012 (277 millones), años en los que el Gobierno de CiU, presidido entonces por Artur Mas, pactó el presupuesto con el PP. Una formación acusada de “anticatalanista” por las formaciones independentistas hoy en el poder.

“Nosotros presentamos 70 enmiendas para revertir esta situación y que el departamento de Cultura alcanzara el 1,1% del conjunto de presupuesto”, recuerda la portavoz del PSC, Eva Granados, quien afirma que esos 134 millones que faltan para llegar a ese porcentaje “se habrían logrado con una verdadera reforma fiscal”.

Ayudas a las empresas que pagan el 21% del IVA cultural; el despliegue del Mapa de Bibliotecas, el despliegue de un programa para la FP, la investigación y la innovación cultural; planes de apoyo al desarrollo de la danza, el circo, las artes escénicas y la música, y un aumento de las partidas destinadas a la promoción y difusión artística y cultural, son algunas de las propuestas contempladas en las enmiendas socialistas.

Recortes de plantilla en el CPNL

El retroceso en el gasto en política cultural ha tenido un gran damnificado: el Consorcio para la Normalización Lingüística está en una situación crítica. Un total de 400 personas no han visto renovados sus contratos debido a una reducción presupuestaria del 25% y unas 40 vacantes por jubilación no se han cubierto.

Esta plantilla insuficiente, reducida en un 25%, no permite cubrir el cien por ciento de los cursos que se programan o se solicitan. “Trabajamos en la resolución del conflicto laboral”, explican las citadas fuentes del departamento de Cultura.

En plena crisis, el fichaje de un nuevo alto cargo, con un sueldo superior a los 100.000 euros –Cultura precisa que se trata de una reordenación, no de un incremento de plantilla--, ha enfurecido a los trabajadores.

Por todo ello, la oposición reclama que se ejecute un plan de mejora con base en las recomendaciones de la auditoría realizada por Deloitte.