Menú Buscar
El consejero de Cultura, Lluís Puig, con el anterior titular y actual consejero de Empresa, Santi Vila

El Govern calienta la Diada: no entregará las obras de Sijena y obligará a la Guardia Civil a actuar

La Generalitat incurre en desobediencia a sabiendas que agosto es un mes inhábil judicialmente y que la policía intervendrá en Lleida en septiembre u octubre, previo 1-0

6 min

El Govern no devolverá las piezas de Sijena este 31 de julio, fecha en que finaliza el plazo fijado por el juez para hacer entrega de las obras de arte pertenecientes al monasterio de la localidad aragonesa y que a día de hoy alberga el Museo de Lleida. 

Para cumplir con la resolución judicial, el Estado enviará a las fuerzas policiales. Esa operación se llevará a cabo después de verano, es decir, a partir de septiembre, cuando el clima político se elevará por la Diada y el referéndum del 1 de octubre. 

La Consejería de Cultura, en conversación con este medio, considera que el reciente “reconocimiento” del Consorcio del Museo de Lleida como parte implicada en el litigio y “poseedor” de las obras que se reclaman ha desencadenado un cambio en los supuestos iniciales.

Obediencia a la ley catalana

Estas mismas razones han sido transmitidas hoy, la fecha del traslado, al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca. La Administración catalana ha alegado que no tienen la “posesión inmediata” de las 44 piezas en litigio porque están en manos del consorcio y ha decidido no hacer entrega de dicho plan, pese a incumplir la sentencia judicial.

El abogado del Ayuntamiento de Sijena, Jorge Español, niega este supuesto: “El Museo de Lleida es un mero depositario. No tiene potestad”. Desde el departamento que ahora lidera Lluis Puig Gordi, no obstante, también aluden al cumplimiento de la ley de patrimonio catalana y a la resolución del anterior titular, Santi Vila, en la que se estipulaba que “no se puede disgregar la obra del Museo de Lleida”.

Por su parte, el Gobierno de Aragón ha anunciado que pedirá a la magistrada que permita la entrada al museo el próximo lunes de técnicos y secretarios de justicia para supervisar el traslado de los bienes.

Intervención en el Museo

La visión de la Generalitat choca frontalmente con la sentencia de la jueza y materializa la desobediencia: "El Govern ya ha incurrido en desobediencia” con la no entrega del plan de traslado, explica el letrado aragonés. La posibilidad de que se libre la obra el próximo 31 de julio se desvanece, pues, por completo. “¿Si dicen que van a desobedecer al Constitucional cómo no van a desobedecer a un juzgado de Huesca?”, apostilla Español.

El próximo paso es que la jueza deduzca testimonio, que abriría la vía penal, para que, ya sin más margen de tiempo, agentes de la Guardia Civil o de la brigada de patrimonio histórico de la policía judicial se personen en el Museo de Lleida a requisar las obras. Las penas son claras: desobediencia y apropiación indebida, castigada hasta con seis años de cárcel para los dos responsables: el anterior conseller Santi Vila y el actual, Lluís Puig.

Sería también el primer caso en Europa en el que se incumple una sentencia referente al traslado de obras de arte por parte de una Administración. Quien era consejera de Cultura cuando se iniciaron los procesos judiciales hace ahora 12 años, Caterina Mieras (PSC), había impulsado un patronato conjunto con Aragón para que las obras "tuvieran una propiedad más amplia" --dice al ser preguntada por este medio--, pero finalmente la idea no llegó a materializarse. Su propuesta incluía exposiciones temporales e itinerantes para que pudieran exhibirse desde distintos museos. Respecto a la situación actual, le sorprende "que se haya llegado a ese extremo en un tema cultural" y que hayan decidido "incumplir la sentencia".      

Agosto, mes judicialmente inhábil

La Generalitat es consciente de que agosto es un mes “inhábil judicialmente”. Esto significa que la intervención de las fuerzas policiales tendrá lugar en septiembre u octubre, cuando desde el Govern se estará en plena campaña para promover la Diada y el referéndum del 1 de octubre.

Ni al abogado del caso ni a la consejería se les escapa que la escena de agentes policiales entrando en el Museo de Lleida a recuperar las obras puede tener un impacto para “calentar” el ambiente previo a la consulta. “Los plazos los fija la jueza”, esgrimen desde la Consejeria de Cultura sobre la coincidencia con la Diada y el 1-0. 

Destacadas en Política