Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior del Aeropuerto de El Prat en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

El Govern en funciones avanza en el ‘dedazo’ de la lanzadera de El Prat

Luz verde a la sociedad FGC Mobilitat, que nace con un capital social de nueve millones y gestionará los accesos al aeropuerto, en contra de las advertencias de Renfe y asociaciones de usuarios

5 min

La situación de interinidad en la que se encuentra el Govern no ha sido obstáculo para avanzar en el dedazo que ha supuesto otorgar a Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) la gestión de la lanzadera al aeropuerto de El Prat, sin concurso público, sin concretar el presupuesto ni estudio técnico conocido

El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) publicó ayer el acuerdo por el que se autoriza a FGC la creación de la sociedad FGC Mobilitat SA, cuya finalidad es prestar servicio ferroviario de viajeros y mercancías, tanto a nivel nacional como internacional. Esta nueva sociedad, que nace con un capital social de nueve millones de euros, podrá operar en el mercado en régimen de libre competencia.

¿Por qué tanta prisa?

Esta mercantil, afirma el Ejecutivo autonómico, “es necesaria para que FGC pueda prestar los servicios encomendados por el Govern, como la gestión del nuevo servicio al aeropuerto, así como futuros servicios ferroviarios con el sur de Francia”. Incluye, entre esos servicios, una lanzadera de acceso a El Prat, el proyecto que enfrenta a Gobierno y Generalitat. El motivo de las prisas tiene un trasfondo político, ya que FGC depende de la Consejería de Territorio, ahora en manos de Junts per Catalunya (JxCat) y que podría pasar a ser gestionada por ERC. Se trata de uno de los departamentos que mueve más dinero mediante la adjudicación de contratos.

Fuentes de Territorio han declinado explicar los motivos que han llevado al Govern a dar la concesión a FGC, desconectada de la red de Rodalies, más allá de remitirse a los acuerdos del Govern. En este sentido, Renfe asegura que la conexión con el aeropuerto a través de la prolongación de la línea R4 y el mantenimiento de la actual conexión de la R2Nord de Rodalies sería una opción más ventajosa, de la que se beneficiaría el área metropolitana. En cambio, la opción de FGC sobresaturaría esa red de cercanías, especialmente el túnel de Paseo de Gràcia, que atraviesa el centro de Barcelona, y rebotaría de forma precaria trenes en las estaciones de Bellvitge y El Prat de Llobregat, además de reducir la capacidad de la estación de Sant Andreu Comtal, actualmente en construcción.

Petición de informes jurídicos sobre la ieva sociedad

El diputado de PSC-Units Jordi Terrades ha solicitado al Govern los informes jurídicos y económicos que sustentan la decisión de crear esa nueva compañía. Terrades ya presentó la semana pasada una batería de preguntas en el Parlament sobre un proyecto de la Generalitat que presenta muchas dudas en aspectos económicos y técnicos.

La Associació de Promoció del Transport Públic, lobi dedicado a proteger a los usuarios, defiende la opción de Rodalies porque, afirman, la lanzadera de FGC sería “una temeridad”, pues hipotecaría la capacidad de los túneles ferroviarios de Barcelona en vez de mejorar el servicio al máximo de población posible”.

FGC, empresa pública dependiente de la administración autonómica, aprobó de urgencia el 1 de marzo la creación de una nueva sociedad para gestionar el servicio lanzadera-exprés. Por su parte, Renfe estrenó el 12 de marzo su consejo asesor en Cataluña para tutelar el Plan de Rodalies 2020-2030 y contrarrestar las campañas de desprestigio de los independentistas.