Menú Buscar
La consejera de Salud del Govern, Alba Vergés / EFE

El Govern critica ahora el sistema de fases de la desescalada

La consejera de Salud, Alba Vergés, evalúa abrir la movilidad de la ciudad de Barcelona hacia el área metropolitana

5 min

La consejera de Salud, Alba Vergés, ataca ahora la Gobierno por el sistema de fases de la desescalada. Asegura que son “confusas” y que se habla de ellas “como si fuera un concurso”.

Las palabras del Govern llegan en medio del debate sobre la movilidad o la falta de ella en el área metropolitana de Barcelona, que este lunes entra en fase. La subdivisión, que realizó el propio Ejecutivo catalán durante el estado de alarma, impide que los ciudadanos de la capital catalana puedan salir del municipio, pese al tráfico de personas que hay por motivos laborales.

 

 

Alba Vergés, consejera de Salud / CATALUNYA RÀDIO

Area metropolitana

Vergés asegura que a lo largo de la semana, y este mismo lunes, se reunirá con representantes del área metropolitana y se muestra optimista: “tenemos indicadores muy buenos en estas tres zonas y creemos que se puede avanzar en este sentido”, en el de unificarla en una sólo área sanitaria.

“Se está trabajando para ver si este aumento de movilidad aumenta el riesgo”, asegura la consejera. Pero critica que se esté hablando de fases cuando “hay incoherencias, sí”, pero “son las decisiones que se han tomado”, critica.

Contra las fases

“Cuando se comunica fases y no la necesidad de tomar medidas”, se cae en un error, considera. Por lo que llama a “no obsesionarnos con las fases”. “Al final deberíamos estar hablando de la prioridad de las personas mayores, de las medidas para reducir contactos con la gente y las medidas higiénicas y la distancia solidaria”, sentencia.

Desde el Govern llaman a despreocuparse en cierta manera de las limitaciones de las fases y a reducir contactos que “pueden aumentar el riesgo de contagio”, especialmente si después se tiene contacto con las personas mayores y familiares, concluye.

índice de contagios

Cataluña sigue siendo una de las comunidades autónomas donde más casos de Covid-19 se registran a diario. La Generalitat notificó este domingo una cifra de fallecimientos por el virus que supone el 44% del total España, sin remitir hospitalizaciones y admisiones en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Un hecho que ha provocado que el Ministerio de Sanidad tuviera que informar que los datos que ofrecen "no están actualizados" y que los trata como "pendientes de actualización".

El baile de cifras empezó a darse cuando el Govern cambió la metodología de recuento de contagios y defunciones, que discrepa con la manera en que lo hace España y varios países de la Unión Europea (UE). La confusión ha ido en aumento y este viernes Fernando Simón, coordinador del Centro de Emergencias Sanitarias, ha reconocido su preocupación por estas diferencias de criterio con el Govern catalán en un asunto tan grave: "Hasta no hace mucho, estaban notificando bien. El problema de jueves y viernes nos ha sorprendido". 

Diálogo y acusaciones

La consejera de Salud asegura que “todos los datos son ciertos, los del Ministerio y los nuestros” y que si no cuadran es “porqué los registros de donde se cogen son diferentes”. En línea con las palabras de la propia consejera que criticaba que las cifras del Gobierno son “más antiguas”, este lunes en Catalunya Ràdio, ha defendido que la Generalitat puesta por la “transparencia” y que extrae de manera directa los datos del servicio de salud pública”, pero que el “Ministerio deben confirmar” y verificar estos datos y se produce un cierto retraso.

"Nosotros les damos los datos como ellos las quieren. Y siempre nos vamos adaptando”, asevera. Justifica que el Govern quiere “el máximo de datos abiertos posible” y buscan un “sistema más automático, para que no se haya de hacer el trabajo registro por registro”. Vergés asegura que durante el fin de semana ha hablado con los responsables del Ministerio de Sanidad y “nos hemos aclarado”. Alega que desde el Gobierno “siempre dijeron que no querían que diéramos datos y les dijimos que eso no podía ser”. Y justifica la diferencia de datos a los criterios de medición: “otros prefieren dar otros datos para compararse con otros países".