Menú Buscar
Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, en una imagen de archivo / EP

El Govern endosa las becas comedor a ayuntamientos colapsados con el coronavirus

​Los servicios sociales de Santa Coloma o L’Hospitalet, desbordados con la atención a las personas mayores, tienen que repartir 5.000 y 7.000 tarjetas monedero, con el consiguiente riesgo de contagio

6 min

La Consejería catalana de Educación ha endosado a los ayuntamientos el reparto de las becas de comedor para que las familias con pocos recursos no se queden sin estas ayudas mientras dure el cierre de colegios por la epidemia de coronavirus.

Sin embargo, estos consistorios están colapsados, pues sus servicios sociales se dedican casi en exclusiva a atender a las personas mayores. Así, en ciudades como Santa Coloma de Gramenet o L’Hospitalet de Llobregat residen respectivamente 5.000 y 7.000 beneficiarios de esas becas. Pero es que, además, la concentración de personas en las dependencias municipales aumenta los riesgos de contagio. Una situación contradictoria con los llamamientos al confinamiento total del presidente Quim Torra.

Un total de 160.000 tarjetas

El Gobierno catalán ha creado unas tarjetas monedero para los beneficiarios de las becas comedor. La consejería de Educación destinará seis millones de euros a esas ayudas. En total son 140.000 tarjetas para niños usuarios del servicio de comedor y 20.000 para los menores usuarios de los servicios de intervención socioeducativa con servicio de comida.

Alumnos en un comedor escolar / CG
Alumnos en un comedor escolar, un servicio que junto a la lucha contra la segregación escolar ha sido olvidado en los presupuestos de la Generalitat / CG

Según el acuerdo del Govern --en el que participan las consejerías de Educación y Trabajo, Asuntos Sociales y Familia--, esas ayudas se empezarán a distribuir desde el jueves a través de los ayuntamientos y los Consejos Comarcales, aunque en previsión de que hubiera retrasos en la carga de las mismas, el Govern precisa que no caducan, por lo que las familias tendrán el importe disponible durante los 15 días preceptivos.

No obstante, el propio consejero Josep Bargalló ha dado por hecho que los días de confinamiento se alargarán y, con ellos, el cierre de las escuelas.

A cada familia se le carga el importe de la prestación diaria por el total de días que dure el cierre de las escuelas. Esta medida tendrá efecto hasta que el Govern suspenda las medidas preventivas extraordinarias adoptadas para hacer frente al Covid-19.

Riesgo de contagio

Sin embargo, el sistema de distribución de esas ayudas contribuye a colapsar los ayuntamientos, que ya están saturados debido precisamente a la crisis sanitaria derivada del coronavirus. Por ejemplo, en Santa Coloma de Gramenet hay más de 5.000 beneficiarios de esas becas en Primaria. La cifra asciende a 7.000 en L’Hospitalet de Llobregat.

“Esas tarjetas tienen que ser repartidas por los servicios municipales de cada consistorio y muchos de ellos están dedicados casi en exclusiva a atender a las personas mayores. No sé cómo lo podrán hacer. Porque además son familias con problemas y difíciles de localizar”, explican fuentes municipales. Consideran, asimismo, que hubiera sido preferible que la Consejería habilitara las propias escuelas o sus delegaciones territoriales para evitar esa concentración de personas.

Precisamente ayer, la presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, criticó que los municipios sean los responsables de repartir esas tarjetas porque supone un riesgo de contagio.

"Tenemos que encontrar una solución que no pase por la movilización de 160.000 familias en toda Cataluña buscando la tarjeta monedero", ha dicho Marín. Ha advertido de que "es un problema no solo por el reparto, sino por la concentración de familias, es un tema preocupante que he hecho llegar al presidente de la Generalitat y al consejero de Enseñanza. Tenemos que ser coherentes, se nos pide confinamiento y confinamiento, y luego se nos envían 160.000 tarjetas a repartir".

En respuesta a esa queja, la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, se ha limitado a asegurar que Assegura está recogiendo las propuestas municipales para hacer efectivo el reparto de las tarjetas.

Críticas en Sant Feliu de Llobregat

También ha cuestionado la gestión de la tarjeta monedero de la Generalitat la alcaldesa de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), Lídia Muñoz. "Es una buena iniciativa para dar respuesta a un tema fundamental, pero tiene dos carencias. En primer lugar llega tarde, hay familias que no pueden esperar más. En segundo lugar, carga la responsabilidad de la entrega de estas tarjetas a los ayuntamientos y Consejos Comarcales”.

Por su parte, el alcalde de El Prat de Llobregat (Barcelona), Lluís Mijoler, también auguró que habrá "problemas" para entregar personalmente a las 1.400 familias beneficiarias del municipio la tarjeta.