Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ismael Peña-López, nuevo director de la Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC) / YOUTUBE

El Govern alerta: el riesgo del 14F es irse de bares a "celebrar la fiesta de la democracia"

El responsable de participación de la Generalitat no ve contradictorio que hoy se garantice que las votaciones serán seguras pero hace un mes apuntasen lo contrario

4 min

El director general de Participación Ciudadana de la Generalitat, Ismael Peña López, ha rechazado este jueves que sea una contradicción del Govern que hoy asegure que las votaciones del 14F se harán en un entorno de riesgo de contagio “muy bajo” y “asumible” pero hace solo un mes argumentara exactamente lo contrario para justificar el aplazamiento electoral.

Así lo ha indicado en una entrevista en Catalunya Ràdio en la que ha rechazado discordancias entre la posición actual del ejecutivo autonómico y la de cuatro semanas atrás. Según el responsable de participación, lo que entonces se temía --como ahora-- era un desincentivo de la participación a causa del miedo, y un riesgo a que el aumento de la movilidad asociado a la votación podría multiplicar las comidas familiares "para celebrar la fiesta de la democracia".

"Problema de legitimidad"

Peña López ha insistido en que, en realidad, está ocurriendo “lo que decía el Govern el 15 de enero” cuando firmó el decreto de aplazamiento electoral que fue suspendido por el TSJC.

“Pese a que el local electoral será muy seguro y extremaremos las medidas, no es una buena idea mover cinco millones y medio de personas en el pico de una pandemia. Estas personas probablemente en el local electoral no se contagiarán pero, si creen que aquel día tienen carta blanca para quedarse en una terraza del bar, para hacer una comida familiar, para celebrar la fiesta de la democracia, etc, aquí tendremos un problema gravísimo porque el permiso, la gran excepción que estamos haciendo es para ir a votar, no estamos excepcionando ni los confinamientos municipales o comarcales, ni estamos exceptuando ir a comer al bar, no estamos exceptuando nada, solo estamos exceptuando ir a votar. Si cinco millones y medio de personas se toman esta excepción como regla general es muy mala idea”, ha explicado el responsable autonómico de participación.

“Problema de legitimidad”

Peña López también ha apelado a que sigue existiendo un riesgo de desmovilización por el miedo a contagiarse que podría disparar la abstención.

“El 15 de enero se dijo que tendríamos un problema para constituir las mesas, como lo estamos teniendo ahora; que tendríamos un problema para hacer los test de antígenos a los miembros de las mesas, como lo estamos teniendo ahora; que tendríamos un problema para colocar los locales electorales y configurarlos, como hemos tenido; que tendríamos muchos muchos problemas de gente que tendrá miedo y no querrá ir a votar y probablemente se abstendrá, como parece que las encuestas están diciendo. Por tanto, que tendríamos un problema bastante grande de posible tema logístico y de legitimidad”, ha sentenciado.