Menú Buscar
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell / EFE

El Gobierno recurrirá las tres últimas 'embajadas' de la Generalitat y pedirá medidas cautelares

Exteriores argumenta que las delegaciones en el exterior se dedican a "promover las tesis de secesionismo y denigrar la imagen" de España

27.06.2019 21:48 h.
6 min

El Gobierno ha ordenado a la Abogacía del Estado que recurra ante los tribunales, por la vía contencioso-administrativa, la decisión de la Generalitat de Cataluña de abrir tres nuevas delegaciones en México, Argentina y Túnez, conocidas popularmente como embajadas.

Las instrucciones del ejecutivo incluyen la indicación para que también se soliciten medidas cautelares con el objetivo de evitar que se produzcan actividades "perjudiciales para los intereses del Estado" no solo en estas tres oficinas, sino en todas las que se extramiliten en sus funciones.

La experiencia demuestra su mal uso

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación justifica su decisión en que la experiencia demuestra que estas delegaciones de la Generalitat "están siendo un instrumento fundamental para promover las tesis del secesionismo y denigrar la imagen internacional de España".

El recurso se presentará ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Sin esperar la respuesta del Gobierno

El Govern aprobó formalmente este martes la apertura de tres nuevas oficinas, en Argentina, México y Túnez, un anuncio que sorprendió al Gobierno porque, si bien el ejecutivo autonómico había pedido el informe preceptivo para abrirlas, no esperó a recibir la respuesta para crearlas.

Sin embargo, teniendo en cuenta los antecedentes, la abogacía trabajará en un recurso más amplio, no limitado solo a los trámites sino que estudiará también el respeto al marco competencial y a la Constitución.

Informe desfavorable

De hecho, el ministerio que dirige en funciones Josep Borrell remitió el mismo martes a la Generalitat un informe desfavorable a la apertura de esas tres oficinas porque considera que, en estos momentos, es "lesiva para los intereses del Estado", teniendo en cuenta "el objetivo declarado del actual Gobierno de la Generalitat de emplear todos los medios a su alcance para la llamada internacionalización del procés".

Eso, subraya Exteriores, va "en claro perjuicio de la política exterior del Estado", cuya dirección compete al Gobierno central, "y del normal desarrollo de las relaciones internacionales" que es competencia estatal exclusiva según el artículo 149 de la Constitución.

Competencia limitada al marco constitucional

Así, aunque el Gobierno reconoce la competencia autonómica para abrir oficinas en el exterior para promover sus intereses, subraya que "la actuación de tales oficinas debe atenerse al marco constitucional español".

Por eso, añade, si una comunidad autónoma desarrolla actividades exteriores "al margen de su marco competencial y sin respeto a los principios de unidad de acción en el exterior, lealtad institucional y servicio al interés general causa en sí misma un perjuicio a la política exterior del Estado".

Exteriores recuerda que la ley es del PP

No obstante, el informe del Gobierno es preceptivo pero no vinculante, tal como establece el artículo 12 de la Ley de Acción Exterior del Estado, de manera que no impide a la Generalitat abrir esas oficinas.

Después de que el PP anunciase el miércoles una ofensiva parlamentaria para reclamar al Gobierno que las cierre, Exteriores ha recordado que la ley en cuestión "fue aprobada durante el Gobierno del PP, que contaba entonces con mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado". El pasado otoño, el PP registró en el Congreso una propuesta para reformar su propia ley, que no llegó a debatirse antes de la disolución de las Cortes, y el Gobierno socialista afirmó en una respuesta parlamentaria que la ley presenta "puntos mejorables", precisamente por el hecho de que el informe no es vinculante.

Otras seis 'embajadas' recurridas

El TSJC ya tiene en sus manos, desde el pasado septiembre, un recurso contra las primeras seis embajadas abiertas por el Gobierno de Quim Torra --en EEUU, Reino Unido, Alemania, Suiza, Italia y Francia--. Exteriores las recurrió por un motivo formal, porque se abrieron sin el informe previo al que obliga la ley. El Govern alegaba que era una reapertura de oficinas cerradas por la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Después llegó una segunda tanda de oficinas, en Viena, Tallin, Zagreb, Lisboa, Estocolmo y Beirut. En noviembre, Exteriores informó en contra de su apertura, por considerar que "su objetivo claro y manifiesto, declarado de modo reiterado" por la Generalitat, es "apoyar fines manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España". Sin embargo, como el informe no es vinculante, la Generalitat siguió adelante con ellas. Ahora, las de Argentina, Túnez y México conforman la tercera oleada de estas delegaciones, que acabarán también en los tribunales y, previsiblemente, no solo por motivos de forma.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información