Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá / EUROPA PRESS

El Gobierno critica la "pinza" PP-Cs para "bloquear" su acción en las Cortes

El Ejecutivo acusa a populares y naranjas de falta de lealtad e inmadurez política por intentar bloquear los presupuestos a toda costa

7 min

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha criticado "la pinza" que conforman PP y Cs con su actitud de "bloqueo" de la acción del Gobierno en el Congreso y en el Senado.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha denunciado el "uso y abuso" de las instituciones democráticas que a su juicio hacen populares y naranjas, a los que ha censurado su anuncio de paralizar los Presupuestos Generales del Estado.

Inmadurez política

La portavoz ha acusado a PP y Cs de falta de lealtad con los intereses de la ciudadanía y de inmadurez política por vetar y bloquear los presupuestos, y les ha pedido que hagan oposición y devuelvan la dignidad a la política.

Celaá ha arremetido contra la "oposición de una derecha creciente de las fuerzas conservadoras" que "no están representando a la mayoría" de las fuerzas políticas en la Cámara Baja.

"Casado no está siendo leal"

La ministra ha acusado al líder del PP, Pablo Casado, de poner "a su servicio" las presidencias de Congreso y Senado en un acto de "auténtica irresponsabilidad política" y ha reprochado su viaje a Bruselas para advertir sobre el proyecto de presupuestos elaborado por el Gobierno.

"Casado yendo a Europa no es una actuación digna de consideración positiva por parte de este Gobierno, Casado no está siendo leal", ha censurado en lo que considera un gesto de "inmadurez política".

"Cs, un fango de insultos"

Celaá también se ha dirigido a Cs, un partido que "decía que venía a regenerar la política española" pero que, a juicio del Gobierno, "lo que está haciendo es sumirla en un fango de insultos y bloqueos".

"El Gobierno pide a ambos partidos que estén a la altura del país, de las necesidades de España", ha reivindicado calificando de "sorprendente" que rechacen unas cuentas públicas con condiciones "asumidas por Bruselas".

Recurso contra la reprobación del Rey

Por otra parte, el Consejo de Ministros ha acordado pedir al Consejo de Estado que emita con urgencia el preceptivo dictamen para impugnar ante el Tribunal Constitucional la reprobación del Rey realizada por el Parlamento de Cataluña a través de una resolución presentada por Catalunya en Comú Podem y aprobada con el apoyo de Junts per Catalunya y ERC.

La portavoz ha subrayado que el Gobierno considera "políticamente inaceptable" la resolución, "rechaza absolutamente" que la figura del Rey sea "cuestionada en debates políticos" y ha advertido de que la reprobación del jefe del Estado "queda fuera de las funciones atribuidas a un parlamento autonómico".

maria jesus montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero / EUROPA PRESS

Impuesto digital

Además, el Gobierno ha aprobado los anteproyectos de ley sobre el impuesto digital y a las transacciones financieras y otro en materia de lucha contra el fraude fiscal​ que transpone la Directiva antielusión. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha destacado que el pasado lunes el Gobierno presentó el plan presupuestario y hoy, solo cuatro días más tarde, empieza a cumplir con los compromisos que se adquirían en ese documento y a demostrar la voluntad del Ejecutivo de avanzar por la senda que se ha marcado.

El nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales gravará a aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros. El nuevo tributo gravará el 3% de los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario. El Gobierno espera recaudar con este tributo 1.200 millones de euros.

Impuesto a las transacciones financieras

Por su lado, el Impuesto sobre las Transacciones Financieras consiste en gravar con el 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero. Solamente se someterán a la tributación del 0,2% las acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. No se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas.  Quedan fuera del ámbito del impuesto la deuda, tanto la pública como la privada, y los derivados. Se trata de una medida que proponen e impulsan 10 países de la UE. El Gobierno calcula que ingresará unos 850 millones por esta nueva figura tributaria.

El Consejo de Ministros también ha dado el visto bueno a un anteproyecto de ley con medidas de lucha contra el fraude fiscal. El Gobierno ha anunciado la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros entre profesionales, el reforzamiento de la lista de morosos con los responsables solidarios y la aparición de los deudores a partir de 600.000 euros (ahora es un millón) y la adopción de medidas internacionales de lucha contra el fraude. Con todas estas medidas, prevé recaudar 500 millones de euros extra.  El resto de medidas fiscales anunciadas por el Gobierno de cara a 2019 se incluirán en el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado, dado que se trata de incrementos o modificaciones de impuestos ya existentes, por lo que no es necesario aprobar textos normativos específicos.

Destacadas en Política