Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La ministra Raquel Sánchez junto a la delegada del Gobierno, Maria Eugènia Gay, y los alcaldes de Sabadell, Marta Farrés, Castellar del Vallès, Ignasi Giménez, y de Terrassa, Jordi Ballart / EUROPA PRESS

El Gobierno pagará las obras de la B-40 proyectadas por la Generalitat

El Ejecutivo autonómico las tramitará, proyectará y tendrá la titularidad de la vía, a pesar de lo cual los dirigentes del Govern han dado plantón a la ministra Raquel Sánchez

Ricard López
5 min

El Ministerio de Transportes del Gobierno español financiará las obras de la autovía B-40 y será la Generalitat quien las tramitará, proyectará, ejecutará y tendrá la titularidad de la nueva vía.

Así consta en el acuerdo presentado este viernes en el Consejo Comarcal del Vallès Occidental, en la localidad barcelonesa de Sabadell, y que afecta a un área donde vive medio millón de personas.

El Gobierno y la Generalitat de Cataluña han llegado a este acuerdo que impulsará la movilidad y las infraestructuras en dicha comarca, aunque ello no ha impedido otra controversia política por parte del Govern.

Plantón del Govern a la ministra

El Ejecutivo de ERC y JxCat ha dado plantón a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez en su visita a Sabadell de este viernes para protestar contra la supuesta "falta de inversiones en Cataluña".

La dirigente socialista ha lamentado el desplante del secretario general de Políticas Digitales y Territorio de la Generalitat, Ricard Font --que ha rechazado asistir al acto de presentación-- apuntando que "lo que ha pasado hoy no es un plantón al ministerio ni al Gobierno. Lo que se ha hecho es un plantón, si se me permite infantil, a la ciudadanía".

Sánchez, asimismo, ha destacado que la activación de este proyecto de la B-40 permitirá descongestionar la Gran Vía de Sabadell, facilitará la movilidad de los vecinos de Castellar del Vallès y mejorará las opciones de conexión entre Terrassa y Sabadell. La alcaldesa de este último municipio, Marta Farrés, y los alcaldes de Terrassa, Jordi Ballart, y Castellar del Vallès, Ignasi Giménez, han apuntado que se trata de una reivindicación histórica,

"Día histórico"

Una apreciación con la que ha coincidido la ministra, al enfatizar que "hoy es un día histórico que sirve para mejorar la vida de ciudadanos y empresas de Cataluña". Sánchez se ha mostrado comprensiva con la "frustración al ver cómo dos tramos de obra que se acabaron en el 2010 no están conectados con nada", y ha señalado que en los últimos tres años desde el Gobierno han recuperado proyectos que habían quedado parados.

La dirigente del Gobierno admite "el déficit" de inversiones en Cataluña, pero ha destacado que el "compromiso" de Ejecutivo central "es firme y rotundo".

Más de 2.000 millones ejecutados en inversión

El ministerio ha ejecutado más de 2.079 millones de euros en inversión, que ascienden a 3.735 millones de euros, contemplando las transferencias realizadas a la Generalitat.

La autovía termina a día de hoy de forma abrupta en una rotonda en Terrassa, en el barrio de Can Boada, tal y como ha señalado el alcalde de este municipio, Jordi Ballart. La nueva ronda debería conectar las dos capitales vallesanas por los barrios del norte con una prolongación de cuatro kilómetros. Desde Terrassa, la autovía debe continuar por encima del Real Club de Golf El Prat, hasta llegar al término municipal de Sabadell por el barrio de Can Deu.

Protesta contra la obra... con diputados de la CUP

Según el Plan Específico de Movilidad del Vallès, la nueva infraestructura enlazará con la Ronda Oeste (C-58c), cruzará los barrios del norte hasta llegar a la rotonda que conecta con la carretera de Castellar (B-124).

Mientras se desarrollaba el acto, una docena de personas contrarias al enlace de la B-40 --también conocido como "cuarto cinturón"-- han protestado contra el proyecto a las puertas del Consell Comarcal, gritando consignas durante la última parte de la intervención de la ministra desde fuera del recinto. Entre ellos estaban los diputados de la CUP Xavier Pellicer y Montserrat Vinyet, tras una pancarta con el lema "No al Quart Cinturó".